Destacado

MIS LETRAS, ESPERO QUE OS GUSTEN, SALEN DE MI ALMA.

Para mí, el mayor placer de la escritura no es el tema que se trate, sino la música que hacen las palabras.”

Truman Capote.

cats11111111111111111111111111111111

Todo lo que usted quiera, sí señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan… Me prosterno ante ellas… Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito… Amo tanto las palabras… Las inesperadas… Las que glotonamente se esperan, se escuchan, hasta que de pronto caen… Vocablos amados… Brillan como piedras de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal, rocío…

Pablo Neruda.

 

TANKA(短歌 tan-kah)


El tanka es un poema escrito en dos estrofas seguidas sin interrupción con una métrica de: 5-7-5-7-7 (treinta y un sílabas japonesas).
Las primera (estrofa) está compuesta con los tres primeros versos y es el auténtico origen del haiku, con sus diecisiete onjis (sílabas japonesas) y separados de las dos últimas líneas recibiendo originariamente el nombre de hokku.
Tiene en el tercer verso -el pivote- este debe contener palabras que enlace imágenes en el kami-no-ku (o verso superior) y el shimo-no-ku (o verso inferior).

TANKA

¡Cómo deseo

prendida de tus ojos

a ti enredada,

liar tu cuerpo a mi piel

sentir como te viertes!

♪♫•*¨*•.¸¸❤¸¸.•*¨*•♫♪

Pintor John Kacere

𝐌𝐈 𝐃𝐈𝐎𝐒𝐀

Siento el ruido de la llave en la cerradura
estoy tomando café en la cocina
y mi corazón salta de alegría,
ya estás aquí vida mía.

Diosa pagana
Venus entrando por la puerta
me mata el calor que me sube
tus ojos son dos espadas
llameantes que me buscan,
eres mi bendición.

Yo quiero todo contigo
porque eres la dueña de mi alma
ay, vida mía, verte mover las caderas
es ver el firmamento en el dormitorio
yo ando por el caminito entre tus pechos
voy bajando hasta tu ombligo
y vida mía el temblor de tus muslos
haces que yo muera.

UN ESPEJO PARA MIRARME DENTRO

Estoy llorando
me estoy rompiendo
caigo dentro de tus ojos
el vértigo me está matando.
 
En esta relación éramos tres
tu, yo y tu indiferencia,
y como dicen: dos son pareja,
tres multitud.
 
La fiera que hay en mí
está resucitando llena de rabia,
no es justo que aún caiga
entre tus brazos
al abrigo de los besos y el alma rota.
 
Llueve en mi cara
no dejo de pensar en tus manos
tocando el piano
con la misma suavidad y fuerza
que me tocabas a mí.
 
Acaso no sabes
lo que produces en mí
sigo cayendo en tus ojos
en el acantilado del fondo del mar
allí todo es irreal
floto como una hermosa pluma
y allí no importa el dolor
quiero ser el ama de mi alma
el ama de mi cuerpo,
y, no puedo… ya tiene dueño.
 
Calenturienta mi mente
con las manos desnudas
y a pecho abierto
miro al espejo
entro en él y sé que ya no saldré.
 
Todo se pudre a mis pies
las flores se marchitan
ya no caigo dentro de tus ojos
ahora la vida se ha ido
locura o vida
entre largas noches pensando
en donde estarás.
 
Corazón de cristal
a punto de romperse
convirtiéndose en las estrellas
de la noche de los amantes tristes.
 
Matar recuerdos
irme, para esperar que él me llame
inventar excusas, para recordarte
no tener ni vaso, ni gota que lo colme.
 
 
 
 

LLevo mucho tiempo sin entrar por cuestiones personales, espero esta vez quedarme por un largo período de tiempo.

Un beso mis primores.

MUJERES, EN LA POESÍA JAPONESA

A pesar de que lo poemas cortos japoneses (Waka (和歌 o yamato uta ) son muy reconocidos sobre todo el haiku (俳句) en el mundo, poco o nada se habla de las mujeres hajines.
Haijin es la persona que sabe escribir haiku y que sabe distinguir perfectamente los cuatro poemas cortos que hay: haiku, hokku, müki y senryu.

 
Paloma Fadón cuenta casualmente en uno de sus libros; “Hay que tener en cuenta que la caligrafía en kana ha sido injustamente desatendida por la historia cuando fue precisamente la mujer del medievo japonés quien depositó su alma dejando en este arte la impronta de la sensibilidad artística de su corazón. Japón no puede ser concebido sin la mujer, así como la caligrafía tampoco puede ser concebida sin ella. La caligrafía más representativa de Japón tiene alma de mujer y sin alma no existiría la caligrafía. Japón no puede dejar de mirarse con ojos de mujer.”

Si hay una escritora japonesa que merezca un lugar en la literatura universal es: Murasaki Shikibu (s. X), dama de honor de la Corte Imperial de Heian del siglo XI. y autora de: La historia de Genji, (源氏物語, La historia de Genji) la novela más antigua de la literatura japonesa. Esta escritora del periodo Heian, también poeta, creó una de las más importantes obras de la historia literaria. Yo diría, que es de lectura obligada. maravillosa, realmente.

Contemporánea de Murasaki Shikibu, Sei Shonagon (s. X) fue una poeta en el periodo Heian célebre por su diario: El libro de la almohada (Makura no Soshi)  Se trata de una serie de reflexiones y enumeraciones sobre cosas que gustaban a la dama (plantas, insectos, temas poéticos…).

Poemas de mujeres haijines (ヘイジネス女性)

Ni una sola hoja

no duerme ni la luna

en este sauce.

kaoru-saito-7

Den Sute-jo (1633-1698)Discípula de Basho.

Cuidado.

La contemplación del cerezo

embriaga.

kaoru-saito-8

Ogawa Shushiki (1669-1725)

En las lluvias de primavera

todas las cosas

son más bellas.

 

72f2dd9585d0a870b8ab588ffd20104f

Chiyo-Ni (Kaga No Chiyo. 1703-1775)

Si observáis no hay ni un haiku, aunque aquí en occidente los llamen así, realmente eran hokku renga, hasta dos siglo después no se conoció el haiku.

Haijin María.

MIS PIERNAS

Mis piernas pisan fuerte
en el calor del verano
calles solitarias donde
los tacones resuenan.

Dentro de la falda muslos firmes
en mis pechos latidos vacíos
la casa se quedó solitaria,
él se ha ido
mil discusiones llenas de ira,
hacen que la vida se hunda en pozos de negrura.

A veces el amor se va
así, sin que te des cuenta,
mira hacía atrás y piensas ¿qué le vi?
y sientes miedo, miedo a este camino desconocido,
comenzar de nuevo a escalar la vida.

Lo único que sé
es que perdí en este juego
que mi mente estalla como un
globo pinchado por unos niños.

No me quisiste, no lo hiciste
todo fue una mentira bien urdida
ni siquiera la enredadera que fueron
tus brazos abrazándome ocultaron tu crueldad.

Debí marchar en el tren de las dos
camino al agua del desierto,
beber la frescura de una vida nueva,
este amor lleno de locura lo sembré en mis ojos
te quería, ¡cómo te quería!
¿volveré a enamorarme así?
¿sentiré mi corazón palpitar?
¿mi pulsado latir?
¿O seré una sombra en la noche?

Sigo caminando en este día interminable,
fingiendo una sonrisa
en el crepúsculo mi ciudad se ve
mágica y siento que en la aurora
quizás logre encontrar mi libertad
sin ti; sin tus cadenas, sin sentirte más.

Tu ausencia se hará primavera
quizás me bailen el agua de nuevo
quiero morir besando
las heridas con besos curando,
ponerme un vaquero una camisa
y volver a ser aquella persona que
robaba corazones.

Y amaré más que nunca
insertaré cada letra de la palabra amor
en el alma bendecida con la sensibilidad
del sufrimiento.

66fe0d7355aba5897cc9f4484af334a9

ME RÍO EN TU CARA, TRISTEZA

Hay días que siento
que no valgo para nada,
noto la inutilidad corriendo
en vena.

Agua sale de mis ojos,
pequeñas arrugas en el rictus
de la tristeza, pongo
a toda pastilla The Cardigans – My Favourite Game
siento casi la brisa en la cara.

Hay días que miro la luz del sol
y la encuentro apagada,
días en que me río en tu cara tristeza
e intento quitarte de mi cabeza.

Camino por la calle
tú me has destrozado
¿qué me hiciste cielo?
mi castigo es demasiado grande
solo por dejarte entrar en mi vida.

Hoy miro la gente alrededor
no tienen nada que darme
solo me rodea una soledad maldita.

Me niego a leerme un manual
del buenrrollismo quiero sentirme así
durante un tiempo, quiero endurecerme,
dicen que la mancha de una mora
con otra verde se quita,
pero en esta ciudad no existen moreras.

Hay días que solo quieres olvidar
que la vida está esplendorosa con sus rosas,
pero también son un infierno sus espinas,
en el bulevar de las almas rotas
donde está sentado García Lorca
siento que necesito olvidar.

Sentada en un banco
frente al poeta
siento latir mis venas
noto la vida entrando;
crecer a veces es dar un paso hacía adelante
y dos hacías atrás,
es tener días amargos,
llorar y a la vez andar.

Voy a olvidarte, a olvidarte
con todas mis ganas.

Hoy ha sido un día patético
pero aún tengo mi sombra sentada junto a mí.

Acuérdate, me digo;
querer es poder
y yo me quier
o.

POESÍA JAPONESA(詩歌)—MÜKI (向き)

𝘏𝘦𝘳𝘮𝘰𝘴𝘢 𝘥𝘢𝘯𝘻𝘢

𝘴𝘰𝘣𝘳𝘦 𝘢𝘲𝘶𝘦𝘭 𝘭𝘢𝘨𝘰 𝘳𝘰𝘴𝘢,

𝘭𝘭𝘦𝘯𝘢 𝘥𝘦 𝘷𝘪𝘥𝘢.

𝘜𝘯𝘢 𝘨𝘢𝘷𝘪𝘰𝘵𝘢

𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦 𝘦𝘴𝘱𝘦𝘳𝘢𝘯𝘻𝘢𝘴 𝘭𝘰𝘤𝘢𝘴;

𝘋𝘢𝘯𝘻𝘢 𝘭𝘢 𝘷𝘪𝘥𝘢.36236169_1035508423270624_8209599531243798528_n

Shintaishi

La poesía moderna, llamada gendaishi, nació de la mano de Shimazaki Toson (1872-1943), escritor naturalista, quien creó la poesía shintaishi (nueva forma) o shi.
En rebeldía contra la vieja tradición de poemas cortos de estructura fija, como haiku y tanka, sus versos tienen longitud y ritmo libres. Este poema es creación de Ippekiro Nakatsuka ( Meiji 1887-1946) aproximadamente en 1915 en Kyoto (Japón). Dicen del Müki que es un Haiku expulsando la rigidez de 17 sílabas e inició “la forma libre Haiku”. (Rechazando el uso de los kigos, aunque puede tener kireji en el tercer verso como el haiku tradicional). En 1915 fundó en Kyoto un club de poetas de haiku decididos a romper estándares. Acuñaron la expresión kaiko para una modalidad de haiku en tres versos en los que es irrelevante el número de sílabas así como la alusión a una estación del año concreta.

Es decir, un Müki puede tener una métrica de 5-9-5 aunque a mi personalmente me gusta mantener la mètrica de 5-7-5- de los poemas cortos (短い詩) japoneses.

Haijin María

 

 

 

POESÍA JAPONESA(詩歌)—HAIKU (俳句)

Bueno amigos míos, como ya os he explicado anteriormente, un haiku (俳句) es un poema corto (Waka) japonés, la métrica es de 5-7-5-. (Para la métrica tenéis que tener en cuenta la sinalefa y la tilde, si la palabra es aguda añade una sílaba, si es esdrújula resta). Habla de la naturaleza, del cambio de estación, de cosas cotidianas, de la emoción al captar el instante, no admite subjetivismos, ni lirismos, los poemas japoneses no llevan rima jamás. Tiene kigo (季語), significa : estación del año, ya sea de manera directa ( invierno, primavera…) o indirecta ( nevada, cerezos…) y kireji o corte de pensamiento, es decir, la tercera frase debe cortar a las dos segundas, hablando de otro tema. A veces para acompañar al haiku se pone una imagen esta se llama haiga (ハイは ). Espero que os sirva la explicación os animéis y hagáis muchos.

A veces para acompañar al haiku se pone una imagen esta se llama haiga (ハイは ). 
El haiku es: serenidad, paz, contemplación, una filosofía de vida que te transmite como el budismo zen.
Ser haikista implica vivir el momento, dejando atrás el pasado y viviendo cada paso como algo único, hermoso, impoluto e irrepetible. Espero que os sirva la explicación os animéis y hagáis muchos.😘🌸😘

HAIKU (俳句)

En la Provenza,

anda ella entre lavanda

y viñas verdes

Haijin Dori

Fotografía de Hobopeeba.

𝐀𝐃𝐈Ó𝐒, 𝐂𝐇𝐈𝐂𝐎

Son muchos días viendo
como se escapa mi risa,
de extrañar la persona que conocí,
no sé dónde ha ido
pero tú solo tienes su cara.

Adiós, chico,
sigo mi camino en esta
carretera de la vida,
cogeré un atajo y olvidaré
los días perdidos
con alguien que no lo merece.

Vi un cuervo sentado
en nuestra ventana, me decía: vete de aquí,
yo te guiaré.

Ven únete a la vida,
deja la muerte en la casa de la colina
rompe el móvil, tíralo.

Ahora tú tienes el dolor
es el precio a tu traición,
barato si piensas que me has hecho.

Adiós, chico, el cuervo
me lleva de la mano al comienzo
de la vida.

Ahora mi corazón no se mueve,
pero es mejor esperar,
¡ey chico! Mi corazón buscará
la manera de latir.

¡Ey, chico! Lo siento,
pero ahora da igual.
El cuervo me hablará.

Okiku el espectro del Castillo de Himeji 姫路城

LA LEYENDA DE OKIKU (お菊さん nombre que significa “crisantemo”)

September-Selection-17-Left-to-right-Ichikawa-Kodanji-IV-as-the-ghost-of-Okiku-Ichikawa-Danjuro-VIII-as-Yokoyam…-

Hace mucho tiempo, había una mujer llamada Okiku que trabajaba como sirvienta para lavar platos en el castillo de Himeji. Okiku era muy hermosa, y no pasó mucho tiempo antes de que llamara la atención de uno de los criados de su maestro, un samurai llamado Aoyama. Aoyama intentó muchas veces seducir a Okiku, pero cada vez rechazó sus avances.

Una de las labores de Okiku era estar  pendiente de diez platos dorados que eran de Aoyama, y un día, el samurái decidió esconder uno de ellos. Le dijo a Okiku que no accedía a irse con él, la culparía de robarse el plato, lo cual la llevaría a ser torturada y ejecutada.

Okiku se negó en redondo a pesar del terror que sentía. Aoyama, la tortura, intenta ahogarla y finalmente la arroja al pozo.

En la víspera de la muerte de Okiku, se dice que se arrastró fuera del pozo y se le aparecía a Aoyama durante la noche. El samurái se volvió loco por los gritos del espíritu vengativo en la noche, ella se encontraba contando los platos del calabozo… volviéndose violenta al darse cuenta que el décimo plato estaba ausente.

4-15

No mucho después, el fantasma de Okiku fue visto vagando por los terrenos del castillo. Noche tras noche, ella se levantaría del pozo y entraría en la casa de su amo, buscando el plato perdido. Contaría los platos: “Uno … dos … tres … cuatro … cinco … seis … siete … ocho … nueve …” Después de contar el noveno plato, soltó un grito espeluznante que se escuchó en todo el castillo. Ella atormentaba a Aoyama de esta manera, todas las noches, robándole su descanso. Los que escucharon parte del conteo de Okiku se pusieron muy enfermos. Los que tuvieron la mala suerte de escucharla contar hasta nueve murieron poco después.

Screenshot_3

 

Finalmente, el señor del castillo decidió que había que hacer algo con respecto al fantasma de Okiku. Llamó a un sacerdote y le pidió que rezara por ella y ejercitara su espíritu. El sacerdote esperó en el jardín toda la noche cantando suttras. Una vez más, el fantasma de Okiku salió del pozo. Ella comenzó a contar los platos: “Uno … dos … tres … cuatro … cinco … seis … siete … ocho … nueve …” Tan pronto como Okiku contó el noveno plato, y antes de que pudiera gritar, el sacerdote gritó: “¡DIEZ! El fantasma de Okiku parecía aliviado de que alguien hubiera encontrado el plato perdido. A partir de entonces, ella nunca volvió a perseguir el castillo.

Yōkai-mujer

Representación gráfica de un Yōkai mujer.

He cogido alguna información de: Solusan