POEMA A MI AMOR

Gotitas de agua en tu espalda
es el rocío del alba que te besa
tu piel atezada me viene a la cabeza
anhelante te miro hasta el amanecer.

Arde mi boca de fiebre por ti
¡Ay mi vida, eres todo para mi!
Te siento por todas mis venas
lates al compás de mi corazón

Siempre juntos en el mar de la vida
Amor, venceremos las dificultades
no lo olvides, dos almas lo pueden todo
nuestras huellas caminaran unidas.

 

 

Anuncios

PEQUEÑAS PERLAS.

“Paraules d’amor”

Qué joven que era, cuánto amor sentía 
cuando sus manos cogían las mías.

Felices con tan poco nos mirabamos a los 
ojos y nos decíamos palabras de amor.

Un día nuestros caminos se separaron, 
pero seguí amándote… Cuando oía nuestra canción 
mariposas revoloteaban por mi cuerpo.

Tú eras ese latido loco en mi corazón, esos besos en mi alma. 
Palabras de amor que nos unieron de por vida. 
Me pregunto si el siente lo mismo, ¿Pensará en mí?

Por la calle me lo encontré, nuestros ojos chispearon, 
alados los dedos se unieron y entre besos nos 
dijimos palabras de amor.

1710

 

 

POESÍA JAPONESA—HAIBUN

Es un poema japonés que combina la prosa con un Hokku, esta es la forma tradicional, ya que cuando comenzó a escribirse aún no se conocían los Haikus, ahora los dos poemas son válidos. Si necesitáis alguna explicación porque os apetezca hacer uno, aquí estoy siempre para vosotros. Besitos de luz. 🌹🌹🌹

 

 

Notre Dame, París, ciudad de la luz, donde me besaste por primera vez,
mis ojos quedaron clavados en los tuyos, bucee en tu mirada, vi el amor que me tenías, suspiré…
En la ciudad de noche, cerca del Sena, las parejas pasean cogidas de la mano,
un acordeón suena a lo lejos. 
Nos miramos, sonreímos y bailamos pegados, susurrandonos palabras de amor. 
Momentitos de mimos y caricias, mientras La Gran Dama ilumina el cielo ¡Ah! La ciudad de la luz, de los amantes eternos…

…tú y yo siempre…amor, siempre.

Noche de luna
verano parisino.
Murmullos de agua.

paris

Poesía Japonesa—Chöka

Cómo bien sabéis me encanta la poesía japonesa, no es solo un poema, es una forma de vida, que descubrí y me ha hecho más serena, ver la vida con otros ojos. Por supuesto no me importaría enseñarla si alguien está interesado. Besitos de luz.

CHÖKA

Destrozo mío

soledades profundas

pobre hombrecillo

que sola me dejaste

no esperaré

mi sangre corre nueva

el fuego en mi

ya no muero por ti

te equivocaste

arde mi corazón

tú me tuviste

creíste que estaría

pisaré tu alma

volaré a otros brazos

me vestiré de amores.

11046650_920109141368297_2247539749865160145_n

POESÍA JAPONESA —-CHÖKAS

Ckökeando, hoy aunque la palabra no sea correcta la usaré para explicar los varios chökas que os dejo. Cómo bien sabéis la mayoría, es una poesía japonesa. Su métrica es: 5-7-5-7-5-7-7 , puedes hacerla tan larga como quieres, pero siempre terminando en katauta es decir: 5-7-7-, no puede llevar rima. Besitos, vamos animate y haz una.

CHÖKAS

la botella de vidrio

viene de lejos

corazón confinado

entre cristales

espera salir libre

la marea subiendo.

tumblr_o4odfpcHsu1r4or01o1_500 (1)

Amo la noche

se calma el corazón

asoma el alma

en busca de los sueños

me pertenece

vuelo en el cielo negro

me fundo en él

terciopelo de luna

tan alba, la hago mía.

 

 

 1cn9xixoay1

Arena suave

amor desesperado

eterno amante

el corazón de pétalos

beso del alma

aroma de la vida

flores de amantes

amores de leyendas

caballero y su dama.

4294c2c8e68640dbbf5ae35fae323c5d

POEMA A UNA MADRE—CANCIÓN DE ANTAÑO.

Esta canción mi madre me la cantaba de pequeña y ya adolescente, aprendida de mi abuela… Me encantaba oírla cantar canciones antiguas, siempre le decía :mamá cántame una canción de las de antes y ahora la recuerdo también a través de estas canciones que se están perdiendo. 

PRIMERA PARTE

Una anciana madre,
buena y cariñosa,
pidiendo limosna
por el mundo va.
 
Teniendo un hijo
con mucho dinero,
esta pobre madre,
¡cuanto sufrirá!
 
Una hermosa tarde
de mayo florido,
por la plaza España
la madre pasó.
 
Se ha encontrado un joven;
bien vestido iba.
Ella, una limosna
a él le pidió.
 
El joven era su hijo.
En nada la socorrió,
y la pobre de su madre,
llorando le suplicó:
 
Mi hijo, maldito hijo,
sangre negra has de tener;
teniendo tanto dinero,
y a la pobre de tu madre
no la quieres socorrer.
Pronto te vendrá el castigo;
yo he de verte padecer
por ser un hijo cruel.
 
Ha pasado el tiempo
y este hijo tan malo,
su casa ha quedado
en mala situación.

No tiene dinero;
todo lo ha empeñado.
Igual que la madre,
a implorar salió.
 
Como era hombre
de malos extremos,
por todos los sitios,
las puertas cerradas.
 
Pero ya lloraba
y hasta renegaba
de la triste vida
que vino a parar.
 
 
SEGUNDA PARTE
 
Él solo se preguntaba:
Esto ha sido maldición,
que mi madre me ha echado
por ser un hijo traidor.
 
Mi madre, querida madre,
yo te quisiera encontrar,
para pedirte perdón,
para ti  he sido muy malo.
 
Pero me perdonarás,
ahora estoy arrepentido
de haberte hecho tanto mal.
Mi madre, ¿donde estará?”
 
Esta pobre anciana,
como era tan buena,
a pedir limosna
a un hospital llegó.
 
Para socorrerla,
salió la priora,
y para enfermera,
la madre ingresó.
 
Un día, su hijo,
enfermo había quedado,
también ha ingresado
en el mismo hospital.
 
Y al ver a su madre,
que era la enfermera,
se ha abrazado a ella
y se echó a llorar.
 
Entre lágrimas decía:
Madre de mi corazón,
¡Ay, que malito que vengo!
Tu serás mi salvación. 
 
Mi hijo, maldito hijo,
¡a donde has venido a parar!
A que tu madre te cure,
acuérdate de aquel día
que te imploré caridad;
la limosna me negaste;
pero yo no soy igual,
tu madre te salvará

llorar_thumb