MUJERES, EN LA POESÍA JAPONESA

A pesar de que lo poemas cortos japoneses (Waka (和歌 o yamato uta ) son muy reconocidos sobre todo el haiku (俳句) en el mundo, poco o nada se habla de las mujeres hajines.
Haijin es la persona que sabe escribir haiku y que sabe distinguir perfectamente los cuatro poemas cortos que hay: haiku, hokku, müki y senryu.

 
Paloma Fadón cuenta casualmente en uno de sus libros; “Hay que tener en cuenta que la caligrafía en kana ha sido injustamente desatendida por la historia cuando fue precisamente la mujer del medievo japonés quien depositó su alma dejando en este arte la impronta de la sensibilidad artística de su corazón. Japón no puede ser concebido sin la mujer, así como la caligrafía tampoco puede ser concebida sin ella. La caligrafía más representativa de Japón tiene alma de mujer y sin alma no existiría la caligrafía. Japón no puede dejar de mirarse con ojos de mujer.”

Si hay una escritora japonesa que merezca un lugar en la literatura universal es: Murasaki Shikibu (s. X), dama de honor de la Corte Imperial de Heian del siglo XI. y autora de: La historia de Genji, (源氏物語, La historia de Genji) la novela más antigua de la literatura japonesa. Esta escritora del periodo Heian, también poeta, creó una de las más importantes obras de la historia literaria. Yo diría, que es de lectura obligada. maravillosa, realmente.

Contemporánea de Murasaki Shikibu, Sei Shonagon (s. X) fue una poeta en el periodo Heian célebre por su diario: El libro de la almohada (Makura no Soshi)  Se trata de una serie de reflexiones y enumeraciones sobre cosas que gustaban a la dama (plantas, insectos, temas poéticos…).

Poemas de mujeres haijines (ヘイジネス女性)

Ni una sola hoja

no duerme ni la luna

en este sauce.

kaoru-saito-7

Den Sute-jo (1633-1698)Discípula de Basho.

Cuidado.

La contemplación del cerezo

embriaga.

kaoru-saito-8

Ogawa Shushiki (1669-1725)

En las lluvias de primavera

todas las cosas

son más bellas.

 

72f2dd9585d0a870b8ab588ffd20104f

Chiyo-Ni (Kaga No Chiyo. 1703-1775)

Si observáis no hay ni un haiku, aunque aquí en occidente los llamen así, realmente eran hokku renga, hasta dos siglo después no se conoció el haiku.

Haijin María.

MIS PIERNAS

Mis piernas pisan fuerte
en el calor del verano
calles solitarias donde
los tacones resuenan.

Dentro de la falda muslos firmes
en mis pechos latidos vacíos
la casa se quedó solitaria,
él se ha ido
mil discusiones llenas de ira,
hacen que la vida se hunda en pozos de negrura.

A veces el amor se va
así, sin que te des cuenta,
mira hacía atrás y piensas ¿qué le vi?
y sientes miedo, miedo a este camino desconocido,
comenzar de nuevo a escalar la vida.

Lo único que sé
es que perdí en este juego
que mi mente estalla como un
globo pinchado por unos niños.

No me quisiste, no lo hiciste
todo fue una mentira bien urdida
ni siquiera la enredadera que fueron
tus brazos abrazándome ocultaron tu crueldad.

Debí marchar en el tren de las dos
camino al agua del desierto,
beber la frescura de una vida nueva,
este amor lleno de locura lo sembré en mis ojos
te quería, ¡cómo te quería!
¿volveré a enamorarme así?
¿sentiré mi corazón palpitar?
¿mi pulsado latir?
¿O seré una sombra en la noche?

Sigo caminando en este día interminable,
fingiendo una sonrisa
en el crepúsculo mi ciudad se ve
mágica y siento que en la aurora
quizás logre encontrar mi libertad
sin ti; sin tus cadenas, sin sentirte más.

Tu ausencia se hará primavera
quizás me bailen el agua de nuevo
quiero morir besando
las heridas con besos curando,
ponerme un vaquero una camisa
y volver a ser aquella persona que
robaba corazones.

Y amaré más que nunca
insertaré cada letra de la palabra amor
en el alma bendecida con la sensibilidad
del sufrimiento.

66fe0d7355aba5897cc9f4484af334a9

ME RÍO EN TU CARA, TRISTEZA

Hay días que siento
que no valgo para nada,
noto la inutilidad corriendo
en vena.

Agua sale de mis ojos,
pequeñas arrugas en el rictus
de la tristeza, pongo
a toda pastilla The Cardigans – My Favourite Game
siento casi la brisa en la cara.

Hay días que miro la luz del sol
y la encuentro apagada,
días en que me río en tu cara tristeza
e intento quitarte de mi cabeza.

Camino por la calle
tú me has destrozado
¿qué me hiciste cielo?
mi castigo es demasiado grande
solo por dejarte entrar en mi vida.

Hoy miro la gente alrededor
no tienen nada que darme
solo me rodea una soledad maldita.

Me niego a leerme un manual
del buenrrollismo quiero sentirme así
durante un tiempo, quiero endurecerme,
dicen que la mancha de una mora
con otra verde se quita,
pero en esta ciudad no existen moreras.

Hay días que solo quieres olvidar
que la vida está esplendorosa con sus rosas,
pero también son un infierno sus espinas,
en el bulevar de las almas rotas
donde está sentado García Lorca
siento que necesito olvidar.

Sentada en un banco
frente al poeta
siento latir mis venas
noto la vida entrando;
crecer a veces es dar un paso hacía adelante
y dos hacías atrás,
es tener días amargos,
llorar y a la vez andar.

Voy a olvidarte, a olvidarte
con todas mis ganas.

Hoy ha sido un día patético
pero aún tengo mi sombra sentada junto a mí.

Acuérdate, me digo;
querer es poder
y yo me quier
o.

POESÍA JAPONESA(詩歌)—MÜKI (向き)

𝘏𝘦𝘳𝘮𝘰𝘴𝘢 𝘥𝘢𝘯𝘻𝘢

𝘴𝘰𝘣𝘳𝘦 𝘢𝘲𝘶𝘦𝘭 𝘭𝘢𝘨𝘰 𝘳𝘰𝘴𝘢,

𝘭𝘭𝘦𝘯𝘢 𝘥𝘦 𝘷𝘪𝘥𝘢.

𝘜𝘯𝘢 𝘨𝘢𝘷𝘪𝘰𝘵𝘢

𝘦𝘯𝘵𝘳𝘦 𝘦𝘴𝘱𝘦𝘳𝘢𝘯𝘻𝘢𝘴 𝘭𝘰𝘤𝘢𝘴;

𝘋𝘢𝘯𝘻𝘢 𝘭𝘢 𝘷𝘪𝘥𝘢.36236169_1035508423270624_8209599531243798528_n

Shintaishi

La poesía moderna, llamada gendaishi, nació de la mano de Shimazaki Toson (1872-1943), escritor naturalista, quien creó la poesía shintaishi (nueva forma) o shi.
En rebeldía contra la vieja tradición de poemas cortos de estructura fija, como haiku y tanka, sus versos tienen longitud y ritmo libres. Este poema es creación de Ippekiro Nakatsuka ( Meiji 1887-1946) aproximadamente en 1915 en Kyoto (Japón). Dicen del Müki que es un Haiku expulsando la rigidez de 17 sílabas e inició “la forma libre Haiku”. (Rechazando el uso de los kigos, aunque puede tener kireji en el tercer verso como el haiku tradicional). En 1915 fundó en Kyoto un club de poetas de haiku decididos a romper estándares. Acuñaron la expresión kaiko para una modalidad de haiku en tres versos en los que es irrelevante el número de sílabas así como la alusión a una estación del año concreta.

Es decir, un Müki puede tener una métrica de 5-9-5 aunque a mi personalmente me gusta mantener la mètrica de 5-7-5- de los poemas cortos (短い詩) japoneses.

Haijin María