ME RÍO EN TU CARA TRISTEZA

 

Hay días que siento
que no valgo para nada,
noto la inutilidad corriendo
en vena.

Agua sale de mis ojos,
pequeñas arrugas en el rictus
de la tristeza, pongo
a toda pastilla The Cardigans – My Favourite Game
siento casi la brisa en la cara.

Hay días que miro la luz del sol
y la encuentro apagada,
días en que me río en tu cara tristeza
e intento quitarte de mi cabeza.

Camino por la calle
tú me has destrozado
¿qué me hiciste cielo?
mi castigo es demasiado grande
solo por dejarte entrar en mi vida.

Hoy miro la gente alrededor
no tienen nada que darme
solo me rodea una soledad maldita.

Me niego a leerme un manual
del buenrrollismo quiero sentirme así
durante un tiempo, quiero endurecerme,
dicen que la mancha de una mora
con otra verde se quita,
pero en esta ciudad no existen moreras.

Hay días que solo quieres olvidar
que la vida está esplendorosa con sus rosas,
pero también son un infierno sus espinas,
en el bulevar de las almas rotas
donde está sentado García Lorca
siento que necesito olvidar.

Sentada en un banco
frente al poeta
siento latir mis venas
noto la vida entrando;
crecer a veces es dar un paso hacía adelante
y dos hacías atrás,
es tener días amargos,
llorar y a la vez andar.

Voy a olvidarte, a olvidarte
con todas mis ganas.

Hoy ha sido un día patético
pero aún tengo mi sombra sentada junto a mí.

Acuérdate, me digo;
querer es poder
y yo me quiero.

EExDESvWsAA0ZQi

 

POESÍA JAPONESA(詩歌)—HAIBUN (俳文)

El poeta japonés del s. XVII, Matsuo Bashō, fue uno de los pioneros en el cultivo de este género literario. Como ya os he explicado en otra ocasión el haibun es una poesía japonesa que combina la prosa y lo remata con un hokku.
Esta sería la manera tradicional, a día de hoy se puede usar un haiku.
Usualmente se cuenta de forma somera experiencias de un viaje, un momento especial,  anécdotas, bosquejos costumbristas.
Besitos y dudas ya sabéis, aquí estoy.🌹🌹🌹

 

 

HAIBUN (俳文) Granada

Vagué entre sueños por valles de Granada, sentí el frescor de la hierba en mi cara, contemplé pueblos de casas blancas, callejuelas estrechas, plazas con iglesias antiguas, llenas de árboles y flores, pájaros volando entre las nubes blancas.

Soñaba con cascadas de agua cayendo al río, embalses y acequias regando los valles fértiles de la ciudad que tanto amo, vagué por un bosque de pinos y olivos centenarios, arrullados constantemente por el rumor que producen un sinfín de manantiales y arroyos, sentí una felicidad indescriptible.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cascadas de agua

de singular belleza,

allí hay zorzales.

3129_Fill_800_800

Haijin María.

 

“Granada emociona hasta deshacer y fundir todos los sentidos”. Henri Matisse.

MALDITA ENFERMEDAD

A las cuatro de la mañana
con el silencio de la noche,
apenas roto por algún coche;
me siento en la cama y pienso
en ti.

Nunca vi en tus ojos el miedo
que había en los míos.
Tu cara demacrada, blanca
como la sábana que te cubría,
¿cómo podías sonreír?

Te amo, susurrabas con un hilo de voz,
te besaba la frente, las mejillas,
los labios secos, besaba hasta
la enfermedad que te estaba llevando.

De la mano íbamos paseando
por la ciudad oscurecida,
alumbrada por farolas envueltas en flores;
me pegabas a ti fuerte, mirabas mis ojos,
en plena calle me plantabas un beso
que yo enraizaba en mis labios
entre mi lengua húmeda, deseosa de ti.

La palabra prohibida ya estaba entre nosotros,
esas letras las odié desde que las pronunció el médico,
sentada aquel día en bragas en el suelo, sangraba
lágrimas de impotencia.

La música perdió sentido, eran solo sonidos,
la poesía solo era un desgarro en una libreta rota,
te miré dormido y quise fundirme contigo, sentir
tu dolor como mío, tu angustia, jamás volvería
a decir aleluya, nunca saldría la palabra amén de mi boca.

Luchaste, madre mía ¡cómo luchaste!
Pero vi como te diluías en una despedida
llena de amor, supe que era hora de dejarte marchar.

Sentí un disparo que penetró de pleno
en mí corazón, sentí que moría a trozos,
a cachos, me dividí como un puzzle,
luchar por vivir, dejarme morir,
el negro se convirtió en mi color favorito,
una casa solitaria me esperaba
lloré, por fin lloré, deje que me inundasen
el alma regueros salados.

Hoy, no puedo dormir,
oigo como late mi corazón,
he conseguido sonreír y volver a vivir,
pero la vida no me sabe igual,
enciendo un cigarrillo, sí, he vuelto a fumar,
me hago un café y por primera vez en dos años,
empiezo a escribir.
Siempre te amaré, siempre.

050861a8e41b9580798854874fc362e0

#cachitosdemialma