Archivo de la etiqueta: PEQUEÑOS SENTIRES Y VERSOS

¡NO ME DEJES!

Camino por la calle, 
como una loca voy 
detrás de ti. 
Acompaso mis andares, 
y mis dedos se estiran, 
para tocar tu hermoso pelo. 
Tengo el sabor de tu saliva 
aún en mi boca, aún tengo 
tu piel sudorosa pegada 
a la mía. 

¡Y, te vas! Así, como si nada, 

como si esto nuestro no 
te importará. 
¿Cuánto tendré que arrastrarme? 
¿Cuánto dejaré que me humilles? 
Oigo tu voz a través de 
los latidos de mi pulso, 
córtame en pedazos, 
corta mis venas, quítame 
la vida. 

Pero quédate conmigo, 

deja que nos unamos, 
como el mar y el cielo. 

Y, apoyada en aquella 

pared, te dejo ir, y sé, 
que no volveré a verte. 
Y solo quiero ver aquel; 
cementerio de los lirios azules.

girl-1828536_960_720
Anuncios

OLVIDÉ

 

ME OLVIDÉ

Me olvidé de España,
solo veía políticos corruptos.
Me olvidé de mi bandera,
solo veía el odio y la mentira.

Hoy vi mi nación, su belleza,

hoy vi la cultura, su gente.
Hoy doy gracias a esas personas
que muestran su odio.

Ellos me han enseñado mi amor

hacía un país que es mío,
que es de todos y que tenía en
un rincón profundo,
donde habitaba la vergüenza.

Veo mil ideas, mil culturas,

niños que son libres,
como gaviotas de elegir
su vuelo.

Hoy de nuevo me siento

española. Hoy de nuevo
abrazo mi bandera.
Y beso todas y cada
una de las banderas de este
país tan plural y lleno
de poesía.

Hoy me doy cuenta de que
ya no existe una dictadura,
que soy libre, que soy animal
del bosque que corre sintiendo
la brisa, notando las hojas
bajo mis pies.

Que soy flor del campo,

que nace con sus pétalos
como banderas de mil colores.
Que soy aquella nube
que corretea por el cielo índigo.

 

frases-de-libertad

AROMA A MAR

Sigo la senda de tus pisadas, 
voy haciéndolo con cuidado, 
tengo miedo de que la playa 
las borre y solo quede mi solitaria 
mirada.

Te has ido y mi ser te extraña, 
echo de menos hasta tu 
mirada celada.

Aún veo miriadas de 
estrellas tapando, 
nuestros sueños de vida, 
aún miro la luna envuelta 
como en un abrazo de nubes, 
blancas como el nácar.

Luces irisadas de madreperla 
en la playa. 
Sale a borbotones la poesía 
de mi boca, poemas llenos, 
de aroma a mar, a barcazas, 
de mi pescador que se marcha, 
en esta noche de plata.

 sun
 

PEQUEÑOS SENTIRES—MI PENA

MI PENA


Metí en el bolsillo

de los vaqueros,
pañuelos de tristeza,
sueños de puentes
no cruzados.

Hilvano  el corazón

con hilo de amarguras,
ya no te respiro,
en mi boca no entra
tu oxígeno.

Escucho el susurro de

de los árboles,
dicen secretos que
solo yo puedo oír,
mi corazón se rompe
por completo,
se desgarra y se queda
allí, tirado en aquel bosque.

 

12654629_1708492086057224_2050909729079151597_nppppppppppppppp

 

 

DEPRESIÓN

Explícame como disfrutas de la vida aunque el viento te arrastre.
Dime como sonríes aunque la vida te venga gris,
dime, explícame, como eres feliz cuando los truenos retumban en ti.
Recuérdame lo bello que es todo cuando el arcoíris sale entre las nubes.
No sueltes mi mano, no me dejes sola con mis penas.
Ayúdame a dejar de pensar que la vida es un lastre enorme en mi espalda y me llena de agonía.
Enséñame a ver colores donde solo veo un enorme pozo negro.

Mujer-con-flor-entre-sus-manos

ME DUELE

Me duele el pasado que se ha convertido en fantasma,
porque está ahí, y, no sé cómo arrastrarlo hasta la calle de los daños muertos.

Me duele el olvido de los que tiran tu dolor por la calle,
me daña la mano que no me acaricia para quitarme esta lágrima.

Me daña el árbol que dejé de abrazar, porque mis brazos olvidaron como hacerlo.

Me daña mirar alrededor y ver que no hay nadie,
solo las flores marchitas que en otro tiempo fueron 
olorosas y llenas de colores.

Me duele el grito no dado, el silencio opresivo que incendia 
mi alma, la soledad que me canta al oído: siempre estarás conmigo, siempre serás mi amada.

Amor-espinhos

YO VI EL ODIO

Vi padres usando a sus hijos, 
vi como las rosas quedaban en espinas, 
vi como políticos sonreían, 
vi como los ojos se marchitaban.

Vi como hermanos se odiaban, 
vi como los pájaros no cantaban, 
vi la lluvia ensangrentada, 
vi bocas que gritaban.

Vi como dos pequeños se abrazaban, 
vi aquel rayo de esperanza, 
vi que el odio se diluía, 
vi como mi alma por fin descansaba.

rsoe-2795337_960_720

“¿De qué sirve la libertad política para los que no tienen pan? Solo tiene valor para los teorizantes y los políticos ambiciosos”
Jean Paul Marat (1743-1793)