𝐋𝐀𝐆𝐎 𝐃𝐄 𝐒𝐀𝐍𝐆𝐑𝐄 (𝐄𝐫𝐨𝐭𝐢𝐬𝐦𝐨) 🔥

Noche de luna
su cuerpo se movía silencioso
en aquel bosque
el corsé le ceñía la cintura
y aumentaba su pecho
grande, albo como el astro.

Él la esperaba impaciente
sus labios rojos parecían de sangre
sus manos alabastrinas
la tomaron por la cintura
su boca anhelante cogió la suya
la mordió con fuerza
una gota de sangre resbaló hacía la barbilla.

Ella sacó su lengua lamiéndola
un suspiro de placer surgió de su garganta
encarnada seducción
erotismo entregado al más
puro frenesí.

Besos sangrientos
manos perdidas en sus cuerpos
bocas devorándose
en el magnífico crepúsculo
el tiempo no pasa.

Déjame comer la manzana prohibida
Regocijándonos en el placer más impuro y lascivo
deja que lama tu agua sagrada
bebe el veneno de mi hombría
y la carne se volvió orgasmo oscuro
cuando mis fluidos entraron en ti.

Lago de sangre iluminado por las estrellas
nadando en él llenos de la pasión sacra de
nuestros cuerpos.

Poesía negra, escrita en tinta roja
en nuestra piel,
la pluma se clava
con saña; el placer nos derrota
dejándonos llevar a conseguir
el éxtasis, quiero sentir de nuevo
tu elixir en mis labios
déjame morder tu cuello, saborear tu sangre
mi entrepierna estalla al lamerte
tu cuerpo tiembla de pura ansiedad
por tenerme dentro de ti.

En el lago rojo rodeados
de dulzura y pasión;
laberinto del ardor más sublime
entrelazados nos besamos con furia
con ansia, soy tuyo, solo tuyo
haz conmigo lo que desees, pero ahora solo quiero sentirte
mía en la noche de los cipreses carmesí.

Piérdete entera dentro de mí
quiero morir abrasado en el aliento que respiras. ❤️‍🔥

 

“La magia de mi oficio me permite vivir las vidas de mis protagonistas y el placer de describir lenta y cuidadosamente un encuentro erótico supera con creces el placer de vivirlo.”

VOCES DE OTOÑO

Una poeta maravillosa, Julie, aquí uno de sus poemas.

Besos primores.

Eltiempohabitado's Weblog

Cuando la vida es paso que seduce al tiempo
y el viento se estremece en la ventana
escuchando las voces de los pájaros…

Cuando el silencio juega con los sueños
y la tarde se aleja por el puente colgante
del intervalo que mueve sus caudales…

Cuando el musgo se abraza a las piedras
y la luz sonríe entre los verdes aterciopelados
que transmiten la esencia de las horas…

Cuando el otoño escribe versos tristes
y la lluvia crea la geometría de los charcos
para que la nube transite en sus espejos…

Es entonces que mi tristeza muere
escuchando el lenguaje de los ángeles.

©Julie Sopetrán

Ver la entrada original

𝐔𝐧 𝐛𝐨𝐬𝐪𝐮𝐞 𝐬𝐢𝐥𝐞𝐧𝐜𝐢𝐨𝐬𝐨.𝐀 𝐒𝐢𝐥𝐞𝐧𝐭 𝗪𝐨𝐨𝐝, 𝐄𝐥𝐢𝐳𝐚𝐛𝐞𝐭𝐡 𝐒𝐢𝐝𝐝𝐚𝐥.

𝐒𝐢𝐝𝐝𝐚𝐥 𝐟𝐮𝐞 𝐥𝐚 𝐦𝐮𝐬𝐚 𝐩𝐫𝐞𝐫𝐫𝐚𝐟𝐚𝐞𝐥𝐢𝐭𝐚 𝐩𝐨𝐫 𝐞𝐱𝐜𝐞𝐥𝐞𝐧𝐜𝐢𝐚. 𝐃𝐞𝐬𝐝𝐞 𝐪𝐮𝐞 𝐥𝐚 𝐝𝐞𝐬𝐜𝐮𝐛𝐫𝐢𝐞𝐫𝐚 𝐞𝐥 𝐚𝐫𝐭𝐢𝐬𝐭𝐚 𝗪𝐚𝐥𝐭𝐞𝐫 𝐃𝐞𝐯𝐞𝐫𝐞𝐥𝐥, 𝐜𝐮𝐚𝐧𝐝𝐨 𝐭𝐫𝐚𝐛𝐚𝐣𝐚𝐛𝐚 𝐞𝐧 𝐮𝐧𝐚 𝐭𝐢𝐞𝐧𝐝𝐚 𝐝𝐞 𝐬𝐨𝐦𝐛𝐫𝐞𝐫𝐨𝐬 𝐜𝐨𝐧 𝐬𝐮𝐬 𝐥𝐚𝐫𝐠𝐨 𝐜𝐚𝐛𝐞𝐥𝐥𝐨 𝐫𝐨𝐣𝐨 𝐲 𝐬𝐮𝐬 𝐞𝐧𝐨𝐫𝐦𝐞𝐬 𝐨𝐣𝐨𝐬, 𝐬𝐞 𝐜𝐨𝐧𝐯𝐢𝐫𝐭𝐢𝐨́ 𝐞𝐧 𝐦𝐨𝐝𝐞𝐥𝐨 𝐝𝐞 𝐞𝐬𝐭𝐞 𝐠𝐫𝐮𝐩𝐨 𝐝𝐞 𝐩𝐢𝐧𝐭𝐨𝐫𝐞𝐬 𝐢𝐧𝐠𝐥𝐞𝐬𝐞𝐬. 𝐏𝐨𝐬𝐨́, 𝐞𝐧𝐭𝐫𝐞 𝐨𝐭𝐫𝐨𝐬, 𝐩𝐚𝐫𝐚 𝐇𝐮𝐧𝐭, 𝐌𝐢𝐥𝐥𝐚𝐢𝐬, 𝐲 𝐩𝐫𝐨𝐧𝐭𝐨 𝐬𝐞 𝐡𝐢𝐳𝐨 𝐚𝐦𝐚𝐧𝐭𝐞 𝐝𝐞 𝐑𝐨𝐬𝐬𝐞𝐭𝐭𝐢.

𝐔𝐧 𝐛𝐨𝐬𝐪𝐮𝐞 𝐬𝐢𝐥𝐞𝐧𝐜𝐢𝐨𝐬𝐨 (𝐀 𝐒𝐢𝐥𝐞𝐧𝐭 𝗪𝐨𝐨𝐝) 𝐞𝐬 𝐮𝐧 𝐩𝐨𝐞𝐦𝐚 𝐝𝐞 𝐚𝐦𝐨𝐫 𝐝𝐞 𝐥𝐚 𝐞𝐬𝐜𝐫𝐢𝐭𝐨𝐫𝐚 𝐢𝐧𝐠𝐥𝐞𝐬𝐚 𝐄𝐥𝐢𝐳𝐚𝐛𝐞𝐭𝐡 𝐒𝐢𝐝𝐝𝐚𝐥 (𝟏𝟖𝟐𝟗-𝟏𝟖𝟔𝟐), 𝐞𝐬𝐜𝐫𝐢𝐭𝐨 𝐚𝐥𝐫𝐞𝐝𝐞𝐝𝐨𝐫 𝐝𝐞 𝟏𝟖𝟓𝟏 𝐝𝐮𝐫𝐚𝐧𝐭𝐞 𝐞𝐥 𝐜𝐨𝐦𝐢𝐞𝐧𝐳𝐨 𝐝𝐞 𝐬𝐮 𝐫𝐞𝐥𝐚𝐜𝐢𝐨́𝐧 𝐬𝐞𝐧𝐭𝐢𝐦𝐞𝐧𝐭𝐚𝐥 𝐜𝐨𝐧 𝐃𝐚𝐧𝐭𝐞 𝐆𝐚𝐛𝐫𝐢𝐞𝐥 𝐑𝐨𝐬𝐬𝐞𝐭𝐭𝐢.

𝐔𝐧 𝐛𝐨𝐬𝐪𝐮𝐞 𝐬𝐢𝐥𝐞𝐧𝐜𝐢𝐨𝐬𝐨.
𝐀 𝐒𝐢𝐥𝐞𝐧𝐭 𝗪𝐨𝐨𝐝, 𝐄𝐥𝐢𝐳𝐚𝐛𝐞𝐭𝐡 𝐒𝐢𝐝𝐝𝐚𝐥.

Oh, silencioso bosque, te atravieso
Con el corazón tan lleno de miseria
Por todas las voces que caen de los árboles,
Y las hierbas que rasgan mis piernas.

Deja que me siente en tu sombra más oscura,
Mientras los grises búhos vuelan sobre ti,
Allí he de rogar tu bendición:
No convertirme en una ilusión,
No desvanecerme en un lento letargo.

Escrutando a través de las penumbras,
Como alguien vacío de vida y esperanzas,
Congelada como una escultura de piedra,
Me siento en tu sombra, pero no sola.

¿Podrá Dios traer de vuelta aquel día,
En el que como dos figuras sombrías
Nos agitamos bajo las hojas tibias
En este silencioso bosque?
……………………………………………………………………………………………………………………. 🖤🖤🖤

O silent wood, I enter thee
With a heart so full of misery
For all the voices from the trees
And the ferns that cling about my knees.

In thy darkest shadow let me sit
When the grey owls about thee flit;
There will I ask of thee a boon,
That I may not faint or die or swoon.

Gazing through the gloom like one
Whose life and hopes are also done,
Frozen like a thing of stone
I sit in thy shadow but not alone.

Can God bring back the day when we two stood
Beneath the clinging trees in that dark wood?

Elizabeth Siddal

PREFIERO SALIR CORRIENDO

Me sobran los momentos
en que una semana parecen dos
la larga espera en el andén donde
las caricias no se cuentan
donde los abrazos se hacen eternos.

Me cansa mirar ojos sin ver
miradas que no sienten
parejas con el amor roto
varado en la orilla como barco astillado.

Me sobra mirar en mi diario
donde hablaba de amor incomprendido
de la soledad en los mares de la vida,
de chimeneas en cabañas
donde hacía el amor soñando
con eso de para siempre.

Me sobra esta indefensión
que siento cuando me miras
este ardor en el alma
ante el cálido aliento de tu boca
el énfasis que pones en dejarme echa polvo
estoy herida de muerte
me rindo ante tus manos buscando mis recovecos.

Me convierto casi en agua
perlas de gotas de lluvia y lágrimas de sal
son mi vestido
siento que me sobra el amor malentendido
las cicatrices serpenteantes en mi alma,
que cada vez que me rindo ante ti
salgo escaldada
y yo que odio el agua caliente
prefiero salir corriendo entre la bruma
de mis pensamientos.

NATURALEZA VIVA

Nuestro trabajo no es permanecer enteros.
Vinimos a perder nuestras hojas como los árboles, y nacer de nuevo desde las profundas raíces.

GRACIASGRACIASGRACIAS 🙏

Gracias, madre tierra 🌍 Luz y amor
~•~

“Robert Bly”

Mantén tu amor hacia la naturaleza, porque es la verdadera forma de entender el arte más y más. (Vincent Van Gogh)

María

𝐌𝐔𝐄𝐑𝐎 𝐏𝐎𝐑 𝐓𝐈

Radiante el día
transcurre en una suerte de saudade,
rayos de sol entran por los visillos,
iluminando mis piernas largas,
entreabiertas y anhelantes.

La nostalgia exquisita
de tus ojos rasgados
de tus brazos alrededor de mi cintura
de los largos besos en el crepúsculo
iluminando el inmenso campo de amapolas
rojas como tus labios
que a mordidas los iba comiendo
hasta entrada la aurora.

El rocío de la mañana
cubre mis muslos
dejándome mojada en la cocina
con un café en la mano
y la otra agarrando tu recuerdo
un suspiro se me escapa
bajando por mi pecho
acariciando mi vientre
recorriendo mi ombligo
llegando al más hermoso rubí.

Quería verte aparecer
para sentir tu presencia, para poder tocarte
para darte mis sueños y así renacer.

El aroma tan seductor que emanas reaviva mi llama
resuena tu voz en mi cabeza y me estremezco
vuelve pronto, muero por ti… muero por el deleite de tu sonrisa.

Yūgen 幽玄

𝐏𝐀𝐋𝐀𝐁𝐑𝐀𝐒 𝐉𝐀𝐏𝐎𝐍𝐄𝐒𝐀𝐒

Yūgen es el núcleo de la apreciación de la belleza y el arte en Japón. Valora el poder de evocar, más que la capacidad de decirlo directamente. El principio de Yūgen muestra que la belleza real existe cuando, a través de su sugestividad, solo unas pocas palabras, o algunas pinceladas, pueden sugerir lo que no se ha dicho o mostrado y, por lo tanto, despertar muchos pensamientos y sentimientos más íntimos.

«Un sentido profundo y misterioso de la belleza del universo… y la triste belleza del sufrimiento humano».

Es esta conciencia del universo que desencadena reacciones emocionales que son demasiado misteriosas y profundas como para expresarlas con palabras. Cuando te das cuenta del tiempo que tardó el universo en crear el mundo en el que vivimos, cuando piensas en cuántas células forman tu cuerpo.

Alan Watts decía de Yūgen que era como : “Ver el sol hundirse detrás de una colina revestida de flores, deambular y seguir en un gran bosque sin pensar en el regreso, pararse en una orilla y contemplar un barco que desaparece más allá de islas distantes, contemplar el vuelo de gansos salvajes y como se pierden entre las nubes “.

Photo by Alex Brites on Pexels.com

Mushi no shirase

 

En Japón existe la expresión 虫の知らせ Mushi no shirase, sin traducir literalmente es algo como “El aviso del bicho”, el anuncio del bichito y se interpreta como “La premonición o el aviso que hace la persona (el ser querido) desde la lejanía”.

Muchos habrán tenido alguna vez ese sentimiento o sensación de angustia cuando algún ser querido esta pasando por algún problema o esta en peligro, eso es 虫の知らせ Mushi no shirase.

Podrá ser un sexto sentido, una casualidad o algo así, pero personalmente yo diría que si existe y si es cierta.

Haijin María

Matar a la detective

Magnífico relato de Galiana.

Galianaescritora

 

Hace unas semanas recibí una carta certificada, no suele ser habitual. El contenido de la misma consistía en unas fotografías de mi marido con otra mujer en actitud comprometida en plena calle.

Las imágenes correspondían a diversos años y estaban etiquetadas para que no hubiera dudas. Era evidente que la persona que hubiera hecho aquello necesitaba demostrarme que entre mi pareja y aquella mujer había una relación sostenida en el tiempo.

Mientras observaba las fotografías comencé a sonreír, la verdad es que la persona se había esforzado muchísimo. Visto todo el material volví a meterlo en el mismo sobre sin darle demasiada importancia.

Cuando mi marido llegó a casa no sentamos a comer como todos los días. Le saqué el sobre y se lo pasé a la hora de los postres. Ambos nos reímos bastante de la situación.

Lo primero que nos planteamos mientras tomamos el café fue quien…

Ver la entrada original 418 palabras más

FEMINISMO, MUJER JAPONESA EN LA LITERATURA

                                                                               Mujeres, sociedad y arte en el Japón

Desde que, a mediados del siglo VI, se inició la penetración del budismo en
Japón y comenzó a llegar una intensa oleada de influencias de la cultura china
que fueron calando a lo largo de los periodos Asuka (552-645), Hakuhō (645-
710) y Nara (710-794)11, la mujer japonesa fue perdiendo paulatinamente el
relevante estatus que poseyó en los albores de la civilización nipona hasta quedar sometida a las estructuras de un potente sistema patriarcal12. Sin embargo, no quedó excluida de la práctica privada de actividades artísticas, si bien tal
dedicación solo fue patrimonio de las damas de los más altos y privilegiados
estratos de la sociedad.

Por ello se inventó un sistema simplificado con caracteres que expresaban sonidos,
conocido como hiragana, un silabario que se denominó onnade (lit. «mano de
mujer»), en oposición a la escritura de los kanji, llamada otokode (lit. «mano
de hombre»). No está claro quién y cuándo se inventó este silabario, pero lo
que es cierto es que las educadas mujeres de Heian escribían todos sus textos
en hiragana. Fueron estas damas quienes redactaron algunas de las obras más
sobresalientes de la literatura no solo japonesa sino universal. Tuvieron gran
protagonismo en el desarrollo de los nuevos géneros literarios que por entonces
vieron la luz, como cuentos y novelas –denominados monogatari
17–, ensayos y diarios, y por supuesto practicaron el tradicional género lirico, en particular
el waka, (poema japonés?

Las fuentes históricas
y literarias confirman que cultivaban la música, las artes y, en especial, la
literatura. Aunque estas damas tenían acceso a la misma educación que los
hombres, para ellas estaban vetado el estudio de los kanji, ideogramas de origen
chino que Japón adaptó como sistema de escritura a partir del siglo VI.

Murasaki Shikibu

Murasaki Shikibu (紫式部) fue una escritora, poeta y cortesana japonesa. Conocida mundialmente por ser la autora del Genji Monogatari, considerada no solo como la primera novela de la historia japonesa sino también como la primera novela moderna del mundo.

Nacida en el año 978, a mediados del periodo Heian de Japón, pertenecía a una familia de clase noble, emparentada con la poderosa familia Fujiwara.

Mujeres artistas en el periodo Edo

Pero la condición de la mujer japonesa y, por ende, su participación en
los ámbitos artísticos experimentó una profunda trasformación en el periodo
Edo24. Las razones de este fenómeno hunden sus raíces en los significativos
cambios de índole histórica, ideológica, social y cultural que experimentó
Japón en esta etapa.

Ahora las mujeres tenían la oportunidad de estudiar, ya fuesen ricas o pobres,
hubo un intenso desarrollo cultural y artístico, se abrieron numerosas escuelas

Particularmente en las terakoya o escuelas de
los templos, los hijos e hijas de los comerciantes y artesanos, e incluso de los
agricultores con elevado nivel adquisitivo, podían acudir para aprenden a leer,
escribir y contar e iniciarse en las normas de urbanidad. También estaban los
shijuku, escuelas de estándares educativos superiores.

Tal y como hemos visto, las situaciones y problemáticas que vivieron las
creadoras niponas del periodo Edo no difieren substancialmente de las que
experimentaron las mujeres artistas de la misma época en el mundo occidental; sin embargo, también tuvieron sus particularidades, fruto de los diferentes
condicionantes históricos, ideológicos y socioculturales.

Aunque las mujeres niponas vivieron en un contexto marcado por unas restricciones que fijaban sus funciones y limitaban su autonomía y en un sistema
patriarcal en el que carecieron del poder y de las posibilidades que tuvieron los
varones de la época, no por ello dejaron de tener la oportunidad de desarrollar

sin embargo, al leer sus biografías
podemos apreciar que se enfatizaba más su amable carácter, su piedad filial, su
fidelidad a sus esposos, su honestidad o su devoción religiosa, esto es, los rasgos
y valores propios que la moral neoconfuciana consideraba como esenciales en
las mujeres, que sus auténticas contribuciones al mundo del arte.

Ichiyo Higuchi

Ichiyō Higuchi (樋口 一葉)  fue la primera mujer escritora de la era moderna en Japón. Escribía bajo el pseudónimo de Natsu Higuchi (樋口 奈津).

Aya Kamikawa 

Aya Kamikawa (上 川 あ や) es una funcionaria municipal de la Tokio actual. Tras su elección en abril de 2003, se convirtió en la primera mujer abiertamente transgénero en luchar por un cargo electo en Japón, escribiendo artículos sobre los graves problemas que tienen las personas transgénero en Japón.
En la actualidad, su labor se centra en la lucha de los derechos de las mujeres, la infancia, los mayores, personas con diversidad funcional y el colectivo LGTB+.

Ya hace siete años que el presidente de Japón, Shinzo Abe, planteó en su programa para mejorar la economía japonesa que se facilitaría la inserción de las mujeres en el mercado laboral, sin embargo las tasas de empleo entre las mujeres continúan siendo bajas. Las japonesas enfrentan numerosas desigualdades y acosos que incluyen tocamientos en el transporte público, cosificación, escasa presencia femenina en la política. Lentamente empiezan a protestar con iniciativas como el movimiento #KuToo contra la obligatoriedad de usar altos tacones en el trabajo. 

Sinceramente, a pesar de la lucha de tantísimas mujeres, fuera y dentro de la literatura, Japón sigue siendo un país machista y patriarcal.

La sociedad japonesa es una sociedad con fuertes tradiciones, y una herencia cultural que a veces resultaría chocante para un occidental y esto quizás deberíamos tenerlo en cuenta, aunque estudiando el tema, sigo pensando que es un país extremadamente machista.

En fin, todavía falta mucho camino por recorrer para alcanzar un auténtico
conocimiento y una adecuada difusión de los logros de estas mujeres artistas
niponas. Valgan estas líneas como un sencilla aproximación a su importante
legado que tan poco se conoce en nuestro propio ámbito cultural.

Una persona feminista es cualquiera que reconozca la igualdad y la plena humanidad en mujeres y hombres.
Gloria Steinem.

Fuentes consultadas

Clark, T. (ed.), Hokusai: beyond the great wave [exhibition catalog], London, Thames
& Hudson, 2017. Davis, J. N., «Hokusai and Ōi: art runs in the family», 2017, The British Museum Blog, https://blog.britishmuseum.org/hokusai-and-oi-keeping-it-in-the-family/
(28/02/2019). Fister, P., Japanese… 

2 Rodríguez Izquierdo, F., El haiku japonés: historia y traducción, Madrid, Hiperión, 1999.
53 Donegan, P., e Ishibashi, Y., Chiyo-ni, woman haiku master, Boston, Tuttle Pub., 1998.
Fister. 
3 Shively, D. H., y McCullough, W. H. (eds.), The Cambridge history of Japan, vol. 2,
Heian Japan , Cambridge, Cambridge University Press, 2008. Elena Barlés Universidad de Zaragoza.


Haijin María