Promoción: Fragmentos mentales

Hay que leer la novela: “FRAGMENTOS MENTALES” os va a encantar, eso seguro, disfruto mucho leyendo al autor, por otro lado mañana ¡Es gratis! Y si leéis el post completo tenéis una historia de terror digna del Día de Muertos, os va a dejar con los pelos de punta.
Besazos de luz.

Lord Alce lee y escribe

PROMOCIÓN: FRAGMENTOS MENTALESfrag

Sí, sé que muchos ya tenéis mi antología de relatos cortos Fragmentos mentales. Lo sé. Pero hay gente recién llegada por el blog que no conoce mis libros publicados en Kindle y a los que tengo que comunicar que, si quieren hacerse con una copia en ebook de Fragmentos mentales, mañana, para celebrar el 1 de noviembre (llámese Halloween, Día de los difuntos, Samhain o como se quiera, al gusto de cada cual), pueden hacerlo gratis. G-R-A-T-I-S.

Aquí está el enlace. Pincha aquí para la promoción del 1 de noviembre

Para ello, solo hay que hacer click en el enlace. Tan fácil como eso. Y, cuando se quiera, se puede disfrutar (espero que se disfrute) con la lectura de textos que, en su mayoría, he colgado en mi blog a lo largo de este tiempo que llevo con él en marcha. Hay también algunos relatos…

Ver la entrada original 837 palabras más

Anuncios

BODA DE MUERTE

Aquel día era motivo de felicidad en casa de los Jiménez, la hija mayor, la princesa para su padre, se casaba, se oían risas y murmullos femeninos detrás de la puerta del dormitorio de ella.

Habían dispuesto un banquete por todo lo alto, corrían los 40, había hambre y poco de comer, el pueblo estaba encantado, era la hija del alcalde y este había decidido ser espléndido con todo el pueblo.

Salió la novia de la habitación y todos suspiraron, no podía estar más guapa, rubia, con el pelo en un recogido, cintura de avispa, generosos pechos, unas caderas que terminaban en unas piernas bien plantás. Alta para la estatura media de aquel tiempo y sobre todo, unos ojos verdes que ni la mar podía hacerle sombra, hizo que todas las vecinas y familia se les escapara un: ¡Guapa! General.

Llegó a la iglesia del brazo del orgulloso padre, avanzó lentamente por el pasillo al ritmo de la marcha nupcial, sonriente y muy nerviosa, la novia miraba al altar donde el novio la esperaba.

El padre entregó la novia y emocionado se puso al lado, los novios se miraron a los ojos y un sentimiento de amor los embargo,

Ella sintió una pequeña punzada en el lado izquierdo, pensó que eran los nervios, pero la ceremonia comenzó y cada vez se sentía peor, su cara se volvió de cera, y, de pronto, cayó redonda, en ese momento todo era confusión, gritos, el médico invitado a la boda, corrió hacía ella, la reconoció, la auscultó y dijo: ha muerto.

Un alarido de dolor se oyó, era el novio que desesperado se sentó en la escalera del altar.
Los padres no articulaban palabra, la pena no los dejaba, se corrió la voz por el pueblo y todos conmocionados sintieron la pena de la muerte en una persona tan joven, el día de su boda.

El padre habló con la funeraria, quería enterrarla con el vestido y que la caja tuviera la parte de arriba de cristal, el hombre le dijo que todo se haría así.

Por la tarde la llevaban a enterrar, ya no había risas, solo llantos y silencio, depositaron la caja en el suelo, aún estaban cavando la tumba, se veía hermosa a pesar de la palidez, los padres, el novio y la gente iba pasando al lado viéndola.
De pronto pareció que el cielo se abriera, comenzó a llover, los truenos y relámpagos se sucedían, haciendo imposible ver para seguir cavando la tumba. Arreció de tal manera que parecía una película de terror, los relámpagos iluminaban las tumbas y el ataúd con ella dentro, la gente empezó a irse y el padre dijo: dejadlo, mañana seguiremos, hoy mi hija verá por última vez la lluvia.
Por la mañana tiraron para el cementerio, el padre de pronto: gritó, gritó tanto que se quedó sin voz, el horror se instaló en la gente que vio a la novia. Estaba con la cara desencajada, sus ojos desorbitados miraban fijamente, las uñas ensangrentadas pegadas al cristal, el pelo arrancado desparramado por el vestido, que ya, no estaba blanco, sino rojo carmesí, la madre perdió el conocimiento y todos los supieron: Estaba viva cuando la dejaron sola en el ataúd.

Lágrimas de angustia, de pena y desesperación mientras la enterraban, el padre pidió una campanilla, cuando la trajeron, la ató con ternura a la muñeca de ella, aunque ya no serviría de nada, pero no se volvió a enterrar a nadie sin que la campanita estuviera con el muerto.
Esa noche alguien se encargaba de estar pendiente por si se oía el sonido del repique.

 

tumba-de-elida-morazc3a1n-ulloa-esposa-del-coronel-ulloa05

Tumba de Elida Moraz.

Sabiamente, dejaban las tumbas abiertas pues a algunos los enterraban muy temprano.

William Austin (1627-168?)

POESÍA JAPONESA(詩歌)——HAIBUN (俳文)

Hola, amigos míos, como ya os he explicado en otros post, es un poema japonés que combina la prosa con un Hokku, esta es la forma tradicional, ya que cuando comenzó a escribirse aún no se conocían los Haikus, ahora los dos poemas son válidos. 
El poeta japonés del s. XVII, Matsuo Bashō, fue uno de los pioneros en el cultivo de este género literario. Escribió haibun de gran calidad como sus crónicas durante sus numerosos viajes.  
El haibun permite a los poetas haijines compartir un contexto o escenario más amplio que un haiku o un hokku, y, explorar tópicos o historias en mayor longitud que en el poema corto individual.
Habitualmente los poemas japoneses no llevan título a excepción del Sedoka, pero pienso que la poesía no debe de ser tan estricta, así que, quien quiera ponerle título no pasa nada, en Inglaterra hay poetas que sí  ponen título al Haibun.
El Haibun muestra la yuxtaposición de los dos componentes normales de este tipo de escritura, la prosa y el verso, por eso a pesar de que algunos escritores ponen dos o más hokku o haiku, es algo desaconsejable, ya que distrae al lector y corta el relato en prosa que se está haciendo al poner en medio un poema.
Si necesitáis alguna explicación porque os apetezca hacer uno, aquí estoy siempre para vosotros.  🌸🌸🌸

HAIBUN (俳文)

Aquel anochecer decidí darme un paseo por Granada, mi ciudad de noche es un espectáculo digno de ver y me gustaba aquella relajación que sentía cuando iba subiendo por las callejuelas hasta el Sacromonte.

Cómo siempre se me escapó un suspiro de emoción, al mirar alrededor y ver las impresionantes vistas de la Alhambra, el bosque se veía nítido, pleno de vida.
De lejos se oía una seguidiya, venía de alguna de las muchas cuevas llenas de vida, no hay que olvidar que aquí reina el encanto y se respira sus raíces moriscas y gitanas.
La calle encalada, blanqueada como antaño, brillaba como el nácar a la luz de las farolas, adornada con mil macetas de geranios de todos los colores, hacía que fuera un deleite para los ojos.
Sentí ese embrujo que dicen que hay en Granada, me llené de la Zambra, cante y baile tradicional del barrio y que unos chavales en un grupo cantaban y bailaban.
Las estrellas brillaban de manera especial aquella anochecida, alumbrando mi camino pisando los adoquines por la Verea de en Medio, una callejuela peatonal con preciosas vistas y plazuelas recónditas, donde los versos en las paredes se leen con emoción.
Así, por aquella verea llegué hasta el Albayzín, allí el bullicio era más fuerte. Sentía que la serenidad había vuelto a mí al contemplar tanta belleza.

veredaXdeXenmedio
Atardecer,
en el Monte Sagrado,
cálido otoño.

22555208_2045332702419752_8931782737034222052_n

Fotografía desde el Sacromonte.
Autor: Benjamín Núñez.

COLABORADORES DEl LIBRO: “El Mundo en tus Manos” Entre ellos tengo el placer de estar yo.

Os presentamos la relación completa de los textos seleccionados para el libro “El Mundo en tus Manos”, así como los nombres de sus autores con enlaces a sus blogs respectivos, para que los podáis conocer. El nuestro es un proyecto de personas, para personas. Una selección de textos escritos por autores de distintas nacionalidades, muy… a […]

a través de Textos Solidarios: Conoce a nuestros colaboradores. — El Destrio

EN LA NOCHE CAMINAN

Aquel día iba caminando hacía la plaza del pueblo, su madre le había hecho unos encargos, al ver aquel hombre acercarse a ella se quedó prendada, (siempre tenía la misma reacción al verlo) moreno, con una altura considerable, de compresión fuerte y unos ojos verdes que te dejaban sin respiración, llamaba la atención, él le sonrió.

—Hola Catalina, dónde vas? —A comprar fruta a la plaza, voy con prisa, mi padre está en mi casa.

—Él se puso serio y le dijo: Catalina sabes que tu padre no me tiene querencia y yo quiero casarme contigo, ya te lo he dicho muchas veces, escapémonos y así no tendrá más remedio que aceptar la boda, ¡Dímelo ya! No puedo esperar querida mía. Ella aquella mañana, sin saber ni como, se vio asintiendo. Quedaron por la noche, él la recogería y se irían a una pensión en un pueblo no muy lejano.

Llegaron y ocuparon la habitación, sobria con una cama de matrimonio, un armario y una mesita no era precisamente de lujo, pero bastaría para lo que querían.

Salieron por la playa a dar un paseo, descalzos, sentía Catalina la arena en los pies, el de pronto le pregunto: —en esta noche oscura, donde los muertos caminan, ¿no te da miedo Catalina? Ella sorprendida le dijo: —claro que no, voy contigo, ¿qué miedo voy a tener?
Pero
 él volvió a decir: —en esta noche oscura, donde los muertos caminan, ¿no tienes miedo Catalina?

Ella enfadada, le dijo: —¡Me voy a la habitación! No quiero que me metas miedo…

Llegó a la pensión y sonrió a la chica que estaba en la recepción, ella también con una sonrisa le dijo: —¿Ya se ha cansado del paseo? Ha durado poco, ¿le ha dado miedo ir sola?
—¿Sola? ¡Iba con mi novio!

La chica la miró perpleja. —Lo siento no he visto a nadie al lado tuyo, ibas sola, has venido sola, no te he visto con nadie.
—¡No puede ser! Él venía conmigo, nos hemos escapado para casarnos.

La recepcionista la miró preocupada y dijo: —¿Y, si, me das el teléfono de tus padres? Catalina asustada cedió. La chica llamó y poco después colgó el teléfono, la miró con tristeza y le dijo: espera un rato, ahora vienen por ti.

Su madre al verla la abrazó, hija, —¿qué haces aquí? —Vine con mi novio madre, ya sabes que padre no me deja casarme con él. Espantada miraba a su hija.
—Él no pudo venir Catalina, está muerto, murió esta madrugada. Un grito se oyó de dolor, y, Catalina se desmayó.

Oyó un susurro entre las brumas de su consciencia.  —En esta noche oscura, donde los muertos caminan, ¿no te da miedo Catalina? 
Un fuerte tirón de sus piernas hizo que desapareciera, todos gritaron de puro terror,
se oyó una risa y una siniestra voz dijo: —Ahora que entre los muertos caminas, ya no tendrás miedo Catalina.

192c45798e7b25d08c10e2d87ce81e4e34152b35_hq

 

 

Concurso Fin de Año

Vamos a animarnos y concursar , los premios merecen la pena, ¡Libros! Y encima van firmados, ¿qué más se puede pedir?.
Besazos de luz amigos míos.

Paula De Grei

¡Bienvenidos al 6º Concurso Internacional que se celebra en este blog!

En esta oportunidad son tres las obras que forman parte del premio; dos de ellas tuve la oportunidad de reseñarlas: Los últimos contribuyentes y Ni conmigo ni sin mí, y la última fue la ganadora de la votación para participar del concurso: So long, Marianne.

PREMIOS

(todos ellos a cortesía de los autores)

Primer premio:

  • Un ejemplar físico de la obra “Los últimos contribuyentes” de L. Ernesto Molina+ un ejemplar físico de la obra “Ni conmigo ni sin mí” junto con un marcador autografiado de Nina Minina.

Segundo premio:

  • Un ejemplar físico autografiado de “So long, Marianne” de Pedro B. Breis.

BASES PARA PARTICIPAR

1.Compartir esta publicación en cualquier red social: WordPress, Facebook, Twitter, etc.
2. Enviar un e-mail a pauladegrei@gmail.com con el asunto “Concurso…

Ver la entrada original 179 palabras más

¿A QUÉ ME HUELES… AMOR?

¿A qué me huele el amor 
cuando estoy enamorada? 
A veces, me huele a vino y a rosas 
otras a perfume de sándalo, 
esencia de vida. 

A ratos me huele, 

a nubes empapadas de lluvia, 
a tierra mojada, a hojas caídas. 
A tinta fresca y dulce de 
aquellos libros que adoro. 

A mar, a especias, a lavanda 
y a café cargado, 
me huele a niñez, al aroma 
del rocío mañanero en la 
casa de mis abuelos.

Me huele a juventud,
a deseo y desenfrenos,
a escapadas por el río.

Y cuando estoy contigo, 
el aroma es el sudor del deseo 
más íntimo.

 881f6629824d87f7e2301baed34ed057