Imágenes

PEQUEÑOS SUSPIROS

El amor es entrar 

en punta de pies

sin posesión

sin invadir

como suave susurro

de dulzura en el alma

como un suspiro

lleno de caricias

brisa de amores

que se buscan.

 

 

Anuncios

¡NO ME DEJES!

Camino por la calle, 
como una loca voy 
detrás de ti. 
Acompaso mis andares, 
y mis dedos se estiran, 
para tocar tu hermoso pelo. 
Tengo el sabor de tu saliva 
aún en mi boca, aún tengo 
tu piel sudorosa pegada 
a la mía. 

¡Y, te vas! Así, como si nada, 

como si esto nuestro no 
te importará. 
¿Cuánto tendré que arrastrarme? 
¿Cuánto dejaré que me humilles? 
Oigo tu voz a través de 
los latidos de mi pulso, 
córtame en pedazos, 
corta mis venas, quítame 
la vida. 

Pero quédate conmigo, 

deja que nos unamos, 
como el mar y el cielo. 

Y, apoyada en aquella 

pared, te dejo ir, y sé, 
que no volveré a verte. 
Y solo quiero ver aquel; 
cementerio de los lirios azules.

girl-1828536_960_720

UNA TARDE DE MIERDA

Aquella tarde entré a trabajar en el hotel en mi horario favorito, eran las tres y me esperaban varias horas de trabajo en el que no pararía ni para cenar, pero me gustaba.
El hotel tenía unas habitaciones que no podría pagar ni con mi sueldo entero, el lujo se veía en cualquier detalle por nimio que fuera.

Trabajaba de botones, y eso no solo era coger las maletas, era muchísimo más: mi aspecto debía ser impecable era la primera impresión de donde trabajaba, iba vestido de negro, estatura media, complexión atlética y decían que era atractivo, eso ayudaba, pero realmente era la educación y las buenas maneras las que hacían que me dejasen buenas propinas.
Mis funciones como botones son muy amplias incluidas el papeleo tan ingente que se hace en el turno de noche.

Aquella tarde estaba mi compañera y yo saludándonos cuando entró un matrimonio bastante mal encarado por no decir unos bordes, me dirigí a ellos con mi mejor sonrisa y les pedí amablemente las maletas, se las subí a su habitación y solo les faltó empujarme para echarme fuera.
Bajé pensando en el matrimonio, ya mayor, y en la poca educación que me habían mostrado, mi compañera se echó a reír, ¿qué? ¿Buena propina? ¡Ja! Que gracia tienes, si, me han dado lo último que me dio aquel italiano, diez céntimos y encima metidos en un sobre, no fuera que se perdiesen. Nos dio un ataque de risa y así estábamos cuando entró otro señor de unos sesenta y cinco años, se dirigió a mi y me dijo que esperaba a la pareja “tan simpática” que si podía ir al baño.
Le contesté: por supuesto caballero y le indiqué donde estaba.

Pasó un buen rato y bajó el matrimonio, los vi mirar hacia un lado, después hacia otro y me acordé del señor del baño, me acerqué y les dije: ha venido un caballero preguntando por ustedes, ha ido a los lavabos.
Nos miramos mi compañero y yo, llevaba en el baño al menos veinte minutos, volvimos a reírnos sin saber bien porqué.

Pasó al menos otro cuarto de hora cuando vimos venir al caballero, traía la camisa mojada, y el móvil chorreando en la mano.
Dijo que lo sentía pero que se le había caído el móvil al water, que por eso había tardado tanto.

De pronto un olor terrible empezó a inundar toda la entrada del hotel y, eso, ¡Que era enorme!
Todos miramos a ver de donde provenía aquel olor, al mirar, me fije en el señor que había entrado en los lavabos, llevaba un pegote de mierda pegada al culo del pantalón y un pequeño reguero cayéndole por la pata.
Miré y no sabía que hacer, todos los que estábamos olíamos aquella mierda, se lo dije a mi compañera, salió del mostrador y zasca casi muere de la risa, iban a un restaurante a cenar había dicho… y, lo siento, pero me imagine sentándose en la silla con el camarero totalmente aletargado por aquel olor y me dio tal ataque de risa que tuve que meterme dentro y aprovechar para avisar a la limpiadora.
Cuando llegó a la enorme entrada ya le vino el aroma y dijo: ¡joder! ¿Qué han hecho ahí? Lo primero que vio fue unos calzoncillos chorreantes de pura mierda, los tiró a una bolsa de basura, le echó un líquido a los baños tan fuerte que tuvo que ponerse mascarilla y limpió los lavabos.
Yo me reía y no podía evitarlo, las lágrimas se me saltaban, eché un bote de ambientador en la entrada del hotel y aquel olor no se iba ni a la de tres. Todo el que pasaba arrugaba la nariz.

La limpiadora volvió a ver el baño y aquella peste estaba aún allí y de pronto gritó: ¡Vaya tarde de mierda! Y la risa nos volvió a todos los que sabíamos lo ocurrido.

spring-cleaning-1024x570

OLVIDÉ

 

ME OLVIDÉ

Me olvidé de España,
solo veía políticos corruptos.
Me olvidé de mi bandera,
solo veía el odio y la mentira.

Hoy vi mi nación, su belleza,

hoy vi la cultura, su gente.
Hoy doy gracias a esas personas
que muestran su odio.

Ellos me han enseñado mi amor

hacía un país que es mío,
que es de todos y que tenía en
un rincón profundo,
donde habitaba la vergüenza.

Veo mil ideas, mil culturas,

niños que son libres,
como gaviotas de elegir
su vuelo.

Hoy de nuevo me siento

española. Hoy de nuevo
abrazo mi bandera.
Y beso todas y cada
una de las banderas de este
país tan plural y lleno
de poesía.

Hoy me doy cuenta de que
ya no existe una dictadura,
que soy libre, que soy animal
del bosque que corre sintiendo
la brisa, notando las hojas
bajo mis pies.

Que soy flor del campo,

que nace con sus pétalos
como banderas de mil colores.
Que soy aquella nube
que corretea por el cielo índigo.

 

frases-de-libertad

AROMA A MAR

Sigo la senda de tus pisadas, 
voy haciéndolo con cuidado, 
tengo miedo de que la playa 
las borre y solo quede mi solitaria 
mirada.

Te has ido y mi ser te extraña, 
echo de menos hasta tu 
mirada celada.

Aún veo miriadas de 
estrellas tapando, 
nuestros sueños de vida, 
aún miro la luna envuelta 
como en un abrazo de nubes, 
blancas como el nácar.

Luces irisadas de madreperla 
en la playa. 
Sale a borbotones la poesía 
de mi boca, poemas llenos, 
de aroma a mar, a barcazas, 
de mi pescador que se marcha, 
en esta noche de plata.

 sun
 

POESÍA JAPONESA (詩歌)—CHÖKA(短歌)

Como ya os he explicado en otras ocasiones, un chöka (短歌) es un poema que no lleva título ni admite rima como todos los japoneses. Su métrica () es de : 5-7-5-7-7-, pero lo normal es hacerlo con esta: 5-7-5-7-5-7-7,  ya que podría confundirse con un tanka. Se puede hacer todo lo largo que uno quiera, siempre que acabe en katauta, es decir: 5-7-7-. Espero que os guste mis amigos y que os animéis a hacer uno.

 

Llena las manos,

de semillas de arco iris,


y dulces sueños.


De bellas lunas blancas


polvo de estrellas,


para almas que respiran;


el dulzor de la noche. 

arcoiris11

Haijin María.