MALTRATO EMOCIONAL

Vomito el dolor
a voces, a lágrimas,
a silencios
a suspiros,
a solas.

Dicen que a base de palos aprendes,
yo ya aprendí,
que estar contigo
es una pesadilla despierta.

Me prometí
secar mi lagrimal,
no entiendes el mal que haces,
me miras como si
estuviera loca.

Tú me maltratas con tu boca,
no te hace falta más,
palabras inhumanas,
que me destrozan
que a la locura me abocan.

Desgarros que no se ven,
morados dentro de mí,
me miro al espejo
allí alguien joven,
mira con miedo.

No tengo marcas en mi piel,
solo las entrañas rasgadas
tú no eres mi víctima
el teléfono no suena solo,
los ruidos están ahí,
no estoy loca, pero tú sí.
Tú piensas que te creo,
no ves bien el terror
que provocas en mí.

He guardado silencio,
tantos años que no me reconozco,
aguanté cuando me acusabas,
me despreciabas
y me insultabas.

Las flores marchitas
adornan la habitación
donde solo tristeza
me embargaba.

Callé cuando me castigabas
con tu silencio sepulcral,
aguanté cuando me castigabas
yéndote con otras.

Pero ya está bien,
porque prefiero
quererme sola
que con el morado
en el alma.

Eres el gas que mata
y que nadie ve.

Ahora con la casa
vestida de invierno,
me siento mejor
que con tu primavera
en ese infierno.

Busco mi dignidad
busco amarme;
no volver a quebrar mi voluntad;
yo no estoy loca, tu eres luz de gas.

you-have-created-a-masterpiece-keep-inspiring-us-with-Deb6c1f938e95aa3cc3b2aca551c000bd

“Hacer luz de gas o gaslighting es una forma de abuso psicológico que consiste en presentar información falsa
para hacer dudar a la víctima de su memoria, de su percepción o de su cordura”.
.
.
.
Imagen de Aykut Aydogdu.

descarga (1)

“LUZ DE GAS” (maltrato psicológico)

Desvirgamos el amanecer
entre sábanas desgarradas,
que estúpida fui,
creí que podría cambiarte
y no sabía que el infierno
lo llevabas dentro de ti.

Tortura de los besos
no dados, de las caricias
secas como hojas
de otoño.

Me decías que estaba
loca una y otra vez,
me reprochabas que
no hacía nada bien.

Perdí el sentido
de la realidad,
me hiciste sentir inútil.
Pero yo no soy luz de gas.

Yo me levanté un día
y te grité a ti que tanto
ego tienes, te grité
una y otra vez,
¡No estoy loca!

No, no soy yo,
eres tú el que me
has querido matar
dejándome viva,
¡Muerta en vida!

Me has exprimido, agotado
y vaciado, me llevaste al borde
de la locura.

Haz hecho que dude de la realidad
has querido hacer conmigo “luz de gas”.
No serás más mi verdugo,
soy la flor que nace entre las piedras,
he resurgido de cenizas negras,
he subido desde el mismísimo averno.

 

295dbabaa32f3f56bf8ae3dac37374f8

Aislamiento, ansiedad, insomnio, crisis de nervios, arrebatos emocionales, tendencias obsesivas, dependencia y miedo es lo que una víctima de gaslight o “luz de gas” atraviesa cada vez que su pareja intenta volverla loca, literalmente. Esta tortura psicológica se presenta como una historia tétrica de una película de horror y  termina por despojar a una persona de absolutamente todo lo posee.