Archivo de la etiqueta: #Amor #tristeza

HASTA DORMIDO ME SERENAS

¡Bendito seas!
Contigo no hay miedo,
hasta dormido me envías
cartas de amor,
¿cuándo la escribiste?

Palabras sencillas, palabras sentidas;
que han hecho que respire
yo, que me ahogaba
me faltaba el aliento en este
mar lleno de mil tormentas.
Y, aún así, me quema la rabia
con llamas del infierno,
de ese, que nos han dado
sin quererlo.

Quiero que la locura
se apodere de nuevo de nosotros,
que la vida nos envuelva,
que se vaya la bruja del cuento,
que comamos perdices.

Voy preguntando llena de pena;
donde se compran los finales felices,
cuando el cuento se transforma en hadas
y duendes llenos de sonrisas,
cuando dejaremos este yermo paisaje.

Me abrazo fuerte en un remedo
de recordar tus brazos, oigo tu risa,
esa ironía tan tuya, qué hasta en este
día la has usado para sacarme una sonrisa.
Ahora ya no escribo poemas,
me paso la tarde leyendo:
“No entres dócilmente en esa buena noche”.
Dylan Thomas, mi infierno particular,
el acompañante que ahora quiero,
aquel que con su poesía me hace sentir
que entiende este dolor que me rasga.
1560423_803846626312199_1355708988_n
Anuncios

ABANDONO

En aquella noche oscura,
la luna se escondió del dolor,
mis piernas temblaron,
como hojas en otoño.

En la oscuridad callada
hay silencios que gritan,
mi corazón que late
al ritmo de tu respiración,
esa que ya no está.

Desde la puerta recuerdo tus ojos
llenos de pena mirándome,
mis manos lloran poemas,
sobre tus blancos muslos,
aún los siento, los huelo,
aroma de azahar y deseo.

Y sé, que ya no habrá
palabras de amor,
que te fuiste para siempre,
se diluye la vida en mi interior.

Llevo el corazón colgado
como una mochila sangrante,
sé que debo quitarme los recuerdos,
arrancarlos a jirones,
pero aún no… aún los dejaré
un tiempo en el silencio,
de mi dormitorio vacío.

mujer-con-corazón-a-la-espalda

MIS MANOS MUERTAS

 

Mis manos se encogen
con el dolor de los huesos
machacados, solo queda
polvo blanco.

Mis letras quedan dentro de mí,
la pluma me parece tan pesada,
como plomo de una cañería vieja
donde gotea el agua,
lentamente como mi sangre,
por mi cuerpo.

Maldito dolor que no deja
que grite mi sentir, esta
soledad que me mata,
y de pronto, esa música,
remembranzas de juventud,
de risas alocadas, de tinta
que corre por el papel.

¡Oh, mi vida! Ya no puedo,
acariciar tu cara,
manos marchitas que
se unen en carne ya muerta.

Oh, amor, ya no podré,
escribirte el poema que
se escurre de mi alma
mis pechos blancos,
reciben las lágrimas.

Mujer-triste-tirada-en-el-suelo-con-dolor

SI TE DOY MÁS DE MÍ

 

Si te doy más de mí,
me quedaré en una muñeca
vacía por dentro,
si te doy más de mí,
tendré que olvidar lo hermoso
de la vida.

Si te doy más de mí,
ya no seré nadie, solo
una zombi caminando
por estos senderos rotos
de la vida.

Si te doy más de mí,
no me quedarán miradas
para dar a las estrellas,
a ese lucero blanco que
tanto me ilumina.

Si te doy más de mí,
mi boca quedará cerrada,
no podré cantarle una nana.

Si te doy más de mí,
estaré muerta, tú
te habrás llevado todo
de este cuerpo, de esta alma.

C6vZwQvWsAQ8Beu