EN MÍ CAMA ATERIDA

Comienzo a perder el control
caminando con mi corazón
por este pasillo estrecho
que cada día me hace sentir más atrapada.

Viene a mí, viene
salvaje y enérgica la soledad
el dolor sangriento de tanta perdida;
máscaras de angustia tapan las bocas,
ya no queda ni tierra donde enterrar
los sentimientos.

Mi cuerpo está suplicando un abrazo;
fiebre entre la sombra inunda mis muslos
tiemblo versos de angustia,
en la cama aterida de frío,
el hielo de los muertos me quema.

Miro a través de la ventana
calles desiertas, de los sueños,
apenas queda una pequeña flor
en los maceteros, la primavera pasó
de largo.

Siento saudade de una sonrisa,
saudade de felicidad compartida,
saudade de hospitales vacíos,
siento saudade por mi vida anterior;
de niños riéndose sin temor,
saudade de reír a carcajadas,
de abrazar, tocar, besar sin miedo.

Mi vida es una rama desnuda,
cayeron las hojas antes de tiempo,
la brisa traerá un futuro que no imagino,
por ahora siguen cayendo las hojas…

Mathilde-and-the-other-girls-by-Ewa-Michalik-3
Fotografía de Magdalena Franczuk

 

Para todos los que estamos confinados, pasando los días lo mejor que podemos. 
Por todos los que se están sacrificando por nosotros. 

17 comentarios en “EN MÍ CAMA ATERIDA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .