MUÉRDEME EL CUELLO

Muérdeme el cuello,
dos colmillos albos
se clavan en mí.

Siento por mis venas
caballos correr,
soy la mujer que
se tumba en la cama,
esperando que pasen cosas malas.

Entre dos luces
apenas iluminada
el dormitorio de sueños,
se cumple el mío,
él ha venido a verme.

Gotas de sangre
van cayendo por mi
cuerpo desnudo.
Una sonrisa hambrienta,
unos ojos llenos de perdición
miran mis pupilas provocándome
oleadas de agonía.

Me atraes, me fascinas,
bebe de mis aguas mortales,
entra en mí, iremos los dos al infierno
ahora solo ardamos,
dame tu boca, déjame
tomar la sangre carmesí.

Has venido y coloreas
mi ombligo haciendo un cuadro
de mil colores estallando,
en mi gruta de los milagros.

Dame una noche eterna,
haz que la tierra y el infierno
se disfracen para que sepan
a qué saben los besos dados
que el cielo muera de deseo.

Me has hecho volver
de la muerte a la vida,
devórame esta noche,
en que la luna es de sangre.

Haz que caiga rendida
entre tus brazos, ansiosa,
deseosa, llena de ambición
de ti, extasiada, sintiendo;
tu hombría en mí.

pezones

ornamento2

María.

14 comentarios en “MUÉRDEME EL CUELLO

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .