POESÍA JAPONESA(詩歌) SEDOKA(旋頭歌)

Hola amigos míos, ya conocéis el sedoka, pero daré una somera explicación para los seguidores nuevos. Este estilo fue registrado en Man’yōshū por Kokin Wakashu.
El sedoka tiene una métrica de: 5-7-7-5-7-7. Lleva título, se escribe sin rima, ningún poema japonés la admite. Y habla de todos los aspectos de la vida.
Hay tres tipos de sedoka: de seis líneas seguidas, de pregunta y respuesta, en la que en la primera katauta se pregunta y en la segunda se responde y el de dos katautas ( katauta significa “medio canción”, es decir: 5-7-7), en este último lo que escribes en el primer poema tiene que tener consonancia con lo que escribes en el segundo y a la vez ser independientes. Hoy voy a escribir el de dos katautas. 🌸🌸🌸

 

SENSACIONES

 

Sereno amor,

eres como la mar;

saben a sal tus besos.

 

Aroma a brea,

oleaje produces,

en mi desnuda esencia.

catsposado

NO TENGAS MIEDO

Cuando llegue la noche,
y el silencio te rodee,
no te de miedo las sombras,
que se reflejen en tu
dormitorio.
No temas a la soledad
de tu cama de sábanas albas,
ahora que te has quedado sola,
aprende a seguir, a dejar de mentirte
a ti misma.
No tengas miedo, deja de esconder
lo que realmente sientes,
deja de extrañarte a ti misma
quiérete y sigue, sigue siempre.
49750983_2328258133851971_3925111654798327808_n

NO TE EQUIVOQUES CONMIGO…

Conmigo, no te equivoques,
no creas que me tienes
en la palma de la mano.
Que tu mano no me sirve
ni para acariciar mi boca
en la brisa mañanera.
Maldito amor,
eso que tú llamas amar,
yo lo llamo egoísmo,
un infierno disfrazado
de cielo azul.
Que me voy,  que sé que no lo crees,
me miras incrédulo,
abro la puerta, oigo la libertad
susurrarme: corre.
Miro tus ojos que se han puesto
malos y he sentido recorrerme
un suspiro de miedo.
El cansancio, el hastío
me tienen agarrado el pecho,
mis pezones enhiestos
gritan soledad.
Me voy sin mirar atrás
con un ramillete amargo
de remembranzas
y el rimel corrido de pena.
c5089a1d180c05a0718ade0ac4a43733

DÉJÁ VU

Caminando por las calles
tuve un déjá vu,
sentí que había estado allí.
.
Mis pasos resuenan
en el empedrado,
todo es un recuerdo de
algo que nunca existió.
.
Soñé qué te calzabas
mis zapatos y recorrías
mi camino entre las espinas
de las hermosas rosas,
que besabas sus pétalos,
y entendías.
.
Ahora me atrevo a besarte,
sin permiso, sin miedo,
ahora que solo existes
en mi mente.
.
Y entre estas calles
de gente con prisas,
de miradas indiferentes,
mi tiempo desnudo
lo cojo para buscar
entre los pliegues del alma
una sonrisa.

5b2b61415f382fef64c565fea6cf3b0d