¿SABES QUIÉN ERES?

La noche oscura sin estrellas y la luna escondida tras las nubes, daba impresión desde aquel callejón, la parte posterior de un restaurante donde ella acababa de terminar su trabajo.
Aligeró el paso quería salir de allí, la oscuridad la ponía nerviosa, por fin salió a una calle más iluminada, apenas había gente, echó a nadar, caminaba hacía su casa con pocas ganas, últimamente las noches se habían convertido en pesadillas.
Esos sueños la estaban matando, hasta en el trabajo el jefe le había llamado la atención de lo descentrada que estaba.
Abrió la puerta, empezó a encender luces, encendió la televisión, se echó una manta por encima y decidió que esa noche la pasaría en el sofá.

Los ojos se le cerraban, estaba cansada, el día pareciera que no terminaría nunca. Abrió los ojos de golpe las luces habían bajado de intensidad y la televisión tenía el volumen a tope.
Sobresaltada, con el estómago revuelto del miedo se levantó, quitó volumen y apagó las luces. Volvió a encenderlas y esta vez todo siguió oscuro.
Desde la televisión oyó: –no puedes huir, ya eres nuestra.
Gritó e intentó correr hacía la puerta de la calle, una férrea mano la sujetó del brazo.


—¡Tú eres mía, jamás saldrás de aquí!
—¿Quién eres? Déjame ir, por favor, lloriqueo sin apenas fuerzas.
una risa siniestra se oyó en todo el piso.
—¿Irte? ¿Aún no lo ves? Y al mirar con el miedo en la mirada se hundió en un mundo negro como aquella noche. La casa estaba vacía, solo telarañas y polvo.
La risa volvió más cercana, una sombra negra avanzó hacia ella,
una capa negra envolvía aquel hombre de pelo negro, ojos oscuros,  pintados con una raya negra que los hacía aún más sombríos, y, al fijarse bien se dio cuenta de que podía ver a través de él.
—¿No lo recuerdas?
—Te quitaste la vida hace un año.
—¡No! ¡No es verdad! Hoy he ido a trabajar y la voz se fue esfumando entre polvo y muerte.
Y entonces recordó la bañera, su cuerpo inerte y el reguero de sangre.
Él la cogió, ven querida, ven, que te llevaré a tu sitio, a tu verdadera casa. -¡El infierno!

9921752b0679590592112e98c86145da

Anuncios

18 comentarios en “¿SABES QUIÉN ERES?”

  1. Le ha dado al me gusta, pero no me gusta mucho este cuento que pone los pelos como escarpias María, las pesadillas es mejor compartirlas y no dejar que alteren nuestra vida. Que bastante nos la complican los demás. Un besazo.

    Le gusta a 1 persona

      1. ¡ maravilloso, fue el sueño gedeichtes! De las muchas personas pueden reunirse, pero por supuesto nuestras vidas son únicas y tuvimos que aprender a hacer lo mejor de ella.
        Los Ángeles también nos amaban.

        Me gusta

  2. Muy buen relato, manteniendo el suspense hasta el final. Parece ser que, como un fantasma, la protagonista anda errante buscando la paz pues aunque se suicidó parece que no murió del todo, que sigue vagando en un espacio intermedio entre el infierno en vida y el infierno en muerte.
    Un beso, María.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.