TÚ ESTABAS EN MI

No sé cuando comenzó
esta pesadilla, que me atormenta,
que me rompe, me asesina.

Tú estabas en mi

tan dentro que tuve que
apartarme el corazón
para que cupieses.

Un día cualquiera de

mayo te vi, me quedé
colgada de tus ojos,
de tus dientes tan blancos,
como granitos de arena,
de esas playas lejanas
tan blancas, tan hermosas.

Y fuimos soledad en compañía,

compañía en soledades buscadas,
yo no quería atarme como unos
cordones de tus zapatos,
tú, solo buscabas las cosquillas
de tu espalda, mientras te beso
eternamente delante de la ventana.

Aún así era amor, de ese loco, de

verdad, amor que corre por las venas,
como agua roja.

Aquel día no cogiste el teléfono,

pasee por la ciudad
mi mirada fija en la acera,
pensé que bien podían
meterse los chicles en
los bolsillos, que vaya
personas tan poco cívicas,
pensaba, por no pensar en
que pasaba, el miedo atravesaba
mi mente como agujas haciendo
punto agujereaba la lana.

Me lo dijo ella, no volverías,

estabas tan lejos como esas
nubes tan de algodón,
de animalitos blancos, 
allí, ahora recuerdo, comenzó
mi delirio.

Y la poesía se vistió de pena,

e hizo trenzas de letras y flores.

18527939_1918532101723913_7022172039367284789_n

Anuncios

Publicado por

Elficarosa

Me encanta la poesía japonesa, soy maestra haijin, es algo que me da serenidad y alegría. Disfruto escribiendo, cada letra, cada palabra, de mis pequeños sentires. Adoro cocinar y los pequeños trucos de belleza caseros.

8 comentarios sobre “TÚ ESTABAS EN MI”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s