JUVENTUD

Se van los años
tejiendo sus días
han dejado retazos
de recuerdos en esta
alma mía.
Mi juventud se fue
como un tren de mercancías. 
¡Cómo pasa el tiempo! 
No miro hacía atrás, no
lo haré con esa fruición sombría,
de la juventud perdida.
Si, de la mirada brillante,
como agua de riachuelo,
que calmaba mis pechos
blancos, duros, ardientes,
mis muslos erizados.
Mi canción en llamas
solo mía, clamando
por saciar este hambre,
que me mata en esta
humedad del bosque,
la noche se rasga, veo
tu venida, tu mirada
pérdida en mi cuerpo,
y fuimos un suspiro
entre la hojarasca y el río.
¡Cómo pasa el tiempo
vida mía!

 C2h9hMjXcAErSzW
Anuncios

Mi salud no es muy buena

Hola amigos míos, por cuestiones de salud, estaré unos días sin poder entrar al menos a escribir, si estoy animada entraré a leeros. Lord a ver que haces con mi Morgana, eh?, jajaj. 
Espero estar pronto bien y de nuevo aquí con vosotros.
Hoy os voy a dejar unas octavas que me ha dejado un amigo de -Poemas del Alma- donde antes escribía, me ha buscado para felicitarme y dármelas, hoy es mi cumple y yo así :(((.
Pero bueno a tirar hacía adelante. Besos de luz para todos.

Quiero agradecerte por el estímulo que has sido para mi incluir la poesía japonesa.
No solamente la escribo, sino que escribo a veces, acerca de ella. Te dejo unas octavas, que le he dedicado al Haiku.
Adrián_Hulusi. 

Mi agradecimiento siempre a él por interesarle lo que escribo y querer aprenderlo, mi agradecimiento a vosotros por estar, leerme y escribir conmigo poemas japoneses. Gracias, gracias, gracias.

OCTAVAS PARA UN HAIKU OFENDIDO

Una poesía encontré, desvencijada
llorando triste, ahogada en su penuria
su alma oprimida en cruel encrucijada
(le habían herido con saña y con injuria).
Le ofrecí abrigo, café y una empanada,
le pregunté: ¿Quién te hirió con tanta furia?
Me contestó -mucho daño he recibido,
de los poetas que no me han comprendido-.

Entonces, yo, pregunté -¿Cómo te llamas?-
respondió triste -Haiku, ese es mi nombre,
mas con mi nombre bautizan telegramas;
ya quedan pocos haijines, no hay más hombre
que me interprete sin irse por las ramas
¿Será algo extraño que absorto hoy me asombre?
Pues el kireji y el kigo ellos no entienden,
pues me confunden con Senryus y me ofenden.

Ya no les veo en sus versos ilusiones
las que provocan los términos cortantes
ya no les gusta mostrar las estaciones
¡eran Haikus verdaderos los de antes!
pues ya no siento el aware de emociones
¿En dónde están de mis versos los amantes?
Hoy ya ni cuentan las diecisiete moras
Que me rescate un haijin ¡no veo las horas!

Conozco un sitio, Haiku, donde hay poetas,
donde hay haijines virtuosos, consagrados,
hay poetisas que siguen las recetas,
allí hallarás de poesía verdes prados
podrás cumplir tus deseos y tus metas
pues ya no hay nada que hacer por estos lados
¡Vamos conmigo Haiku, no te demores
seca tus lágrimas presto, ya no llores!

sakura05haiku_640x400 (1)