HISTORIAS MUY VIVAS 5—MIEDO

existieron-los-vampiros-comportamientos-humanos-relacionados-con-el-vampirismo-3

Bueno amigos míos, sigue la historia de Lara, espero que os guste el pequeño relato de esta semana. Un enorme beso y feliz jueves.

 

 

Expiación…¿Qué había hecho para estar allí? Suspiré y me quedé helada.
¿Cómo puedo suspirar? ¿Ehhh?.
Puse mi mano en mi pecho, nada, ni un pequeño latido, volví a suspirar esta vez más fuerte y tiré del chico del collar ¡Vamos!
Lo arrastré prácticamente hacía el cementerio que se veía al lado de las pequeñas luces del tanatorio, caminamos por un camino estrecho malamente iluminado, tumbas a un lado y a otro.
Miré fijamente un sepulcro con una escultura enorme, una chica vestida de novia parecía mirarme, me impresionó de manera terrible ¡Se parecía a mí!
Cansada, llena de angustia e incredulidad me senté en una tumba.
—¡Eyyyyy, chico del collar, ven y te sientas con Pepe!
—¿Quién es Pepe? Pues este de aquí, mira lo que pone en la lápida “José”.
—Rió con ganas y al final terminamos los dos muertos (nunca mejor dicho) de risa en la  tumba de Pepe.
Después muy serio me miró y me dijo:
—No me llames chico del collar, soy Boni.
—Hola Boni, ¿Boni de…) y empecé a reírme , ja, ja, ja, ja.
—¡Bonifacio!
—Ja, ja, ja, con el nombre…Y me quedé con la boca abierta, así, sin decir palabra de la impresión, una iluminación hermosa nos inundó, miles de estrellas caían sobre nosotros, pero Boni me hizo mirar alrededor, todo seguía oscuro como las cuencas del hombre de negro.
—¿Cuánto llevaré aquí? ¿Eran estrellas realmente?
Debí decirlo en voz alta, porque Boni me respondió enseguida.
—Mira es una puerta.
—Por alguna razón, pensé que era espantoso lo que nos esperaba allí y huímos como almas que  lleva el diablo, oíamos risas a lo lejos y el vello se me puso de punta.
—Pensé: no puedo morir pero tampoco vivir, estoy en medio de la nada, estoy penando por algo que no sé que es.
Extraviados, sin paz, la muerte no fue misericordiosa, sino fría y cruel.
¡Grité, grité mucho! Y solo se oyó la risa en la lejanía de nuevo.
—Vamos Boni, esto tenemos que empezarlo desde el principio, tenemos que volver a ver nuestros cuerpos y observar a las personas que hay.
—Tengo miedo, mucho Lara…Y en ese momento me lancé furiosa por él, ¡Ostras no escarmentaba! Lo atravesé y caí de manera ridícula, furiosa le espeté:
¡No haberte puesto el collar!
A buen paso fuimos atravesando aquella calle que nos llevaba al tanatorio, desconocidos bebiendo y fumando, algunas risas y por fin allí estaba de nuevo la caja con mi cuerpo dentro, mis ojos saltaron de las órbitas. ¿Quién era esa? Qué estaba pasando?.
Sentí un dolor enorme y musite perdón a no sabía quién…
—Tranquilízate Lara, iremos a hablar con el hombre de negro y esta vez nos contará lo que pasa.
Lo que siguió entonces fue un pavoroso silencio.—

cementerio_granada_clara_penalver__guia_repsol_6

Si no conoces todavía la vida, ¿cómo puede ser posible conocer la muerte?

Confucio (551 AC-478 AC) Filósofo chino.

Anuncios

5 comentarios en “HISTORIAS MUY VIVAS 5—MIEDO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s